Categorías: El guía habla

jill loree

Compartir

La Guía Pathwork dedicó varias conferencias al tema de la oración y la meditación (como aquí y aquí). Además, los asistentes a la conferencia hicieron muchas buenas preguntas sobre estos dos temas. Aquí están las respuestas de la Guía, en palabras de Jill Loree, a varias preguntas sobre cómo debemos orar y meditar.

La diferencia entre oración y meditación.

Será útil empezar a ponerse de acuerdo sobre lo que significan los términos oración y meditación. Una forma de distinguirlos es que orar es un paso preliminar para meditar.

Mientras que orar se trata de pensar, la meditación es orar con sentimiento. Porque cuando meditamos, involucramos más fuerzas de nuestra alma que solo nuestras fuerzas pensantes. Pero antes de que podamos llegar al paso de la meditación, primero debemos haber aprendido un cierto nivel de concentración y disciplina. Y esto puede lograrse a través de la oración.

Dado que toda la vida implica combinar y equilibrar los principios activos y receptivos, no sorprende que encontremos ambos principios en la oración y la meditación. Cuando oramos, nuestra mente está activa, ya que estamos involucrados en el pensamiento. Meditar, por otro lado, es más emocional y fluido. Ambos son igualmente importantes.

En una fase, podríamos enfatizar la oración. En otra fase, nuestro foco podría estar en la meditación. En realidad, es útil alternar así para que se pueda lograr el equilibrio y la fusión entre la oración y la meditación.

En general, deberíamos trabajar en cultivar aquello que nos resulte más difícil.

Rutina útil versus hábito rígido

Cuando nos embarcamos por primera vez en un camino de desarrollo espiritual, es posible que no estemos acostumbrados a concentrarnos en absoluto. Así que nuestro primer objetivo al orar y meditar será aprender a concentrarnos. Porque mientras oramos, aprendemos a limpiar nuestra mente, crear conciencia y cultivar pensamientos altruistas. Estamos elevando nuestros pensamientos en oración, lo que ayuda a despejar el camino para futuras etapas de desarrollo.

Si bien podemos aprender a concentrarnos en relación con cualquier tema, aprenderlo a través de la oración tiene más fuerza. Porque tanto limpiar nuestros pensamientos como concentrarnos, como ocurre en la oración, son pasos vitales que debemos aprender para recorrer este camino espiritual.

Luego, habiendo aprendido la disciplina de sentarnos, concentrarnos y limpiar nuestra mente de pensamientos extraviados, es importante protegernos de la rutina de la oración que se vuelve obsoleta. Porque eso hace que nuestras oraciones se vuelvan rígidas y sin vida.

Esto es cierto para todo nuestro desarrollo. Debemos aplicar diferentes actividades y actitudes a medida que avanzamos por las diferentes fases. Porque permanecer en una rutina rígida, en cierto momento, hace más daño que bien.

Entonces, si descubrimos que nuestras oraciones por los demás ya no parecen frescas y vibrantes, sería mejor que las mantuviéramos breves y volviéramos nuestra atención hacia nuestros obstáculos internos y problemas actuales.

De esta manera, podemos aplicar los poderes de concentración que estamos aprendiendo para encontrarnos y curarnos a nosotros mismos. Que es esencialmente lo que estamos haciendo en todo nuestro trabajo en un camino espiritual. Hacer este tipo de purificación personal es, de hecho, mucho más productivo que recitar las mismas cosas en nuestra mente, una y otra vez.

Por ejemplo, cuando estamos en primer grado, necesitamos aprender cosas diferentes a las que aprenderemos más adelante.

Todo siempre esta cambiando

La humanidad siempre está en desarrollo. Por eso, con el tiempo, debemos seguir adoptando enfoques diferentes. Por ejemplo, en la Edad Media, la gente tendía a manifestar su crueldad. No podíamos dar un paso atrás e identificar nuestros impulsos crueles y asumir la responsabilidad de ellos. Simplemente desahogamos nuestra ira y fuimos absorbidos por nuestros sentimientos de odio.

Esto significaba que necesitábamos una autoridad estricta externa a nosotros para mantenernos bajo control. Entonces, en el pasado, debido a que estábamos tan alejados de nuestro núcleo espiritual (porque no podíamos asumir la responsabilidad de nuestra oscuridad), proyectamos ambos fuera de nosotros. Por lo tanto, creamos un demonio externo que nos poseería y un Dios externo que nos ayudaría.

Ahora todo eso ha cambiado. Hemos recorrido un largo camino para aprender a utilizar el poder de nuestro ego para lograr grandes cosas. Y esto tenía que suceder. Nos ha movido a dejar de ser niños indefensos que no pueden asumir la responsabilidad de nuestras vidas.

Lo que enfrentamos hoy es el orgullo de nuestros egos.

Por lo tanto, los criterios para un camino espiritual hoy han cambiado con respecto al pasado. Ahora es el momento de aprender a activar esos poderes desde lo más profundo de nuestro ser. Nuestro trabajo ahora debe ser superar nuestro orgullo y nuestra dependencia de las opiniones de los demás. Esto significa que debemos desarrollar nuestra conexión con nuestra propia verdad espiritual interior.*

Etapas de oración y meditación.

A medida que crecemos y nos desarrollamos, la forma que adopten nuestra oración y meditación se adaptará a los conceptos y actitudes que tengamos en cualquier etapa determinada.

Etapa 1: Estamos en la etapa de estar sin conciencia.

La humanidad comienza en una etapa del ser, sin conciencia. En esta etapa no hay oración porque no tenemos concepto de Dios.

Etapa 2: comenzamos a preguntarnos y a hacer preguntas.

En esta etapa, comenzamos a preguntarnos acerca de las cosas y a hacer preguntas. A través de esta experiencia espontánea de asombro, comenzamos a llenarnos de nuevas consideraciones. Y esto, en sí mismo, es una forma de oración y meditación.

Etapa 3: Nos damos cuenta de que existe una inteligencia suprema

A continuación, nos damos cuenta de que hay algún tipo de inteligencia suprema involucrada en la vida. En esta etapa, nuestra oración se realiza en forma de admiración mientras nos maravillamos ante el universo y el esplendor de la naturaleza. Este es la forma en que adoramos.

Etapa 4: Estamos confundidos, inmaduros y nos sentimos inadecuados

En esta etapa, nuestra mente está confundida, nuestras emociones son inmaduras y nos sentimos inadecuados. Esto provoca miedo, apego, impotencia y dependencia. Nuestras oraciones expresan nuestras ilusiones y nuestra codicia, y nuestra incapacidad para aceptar la realidad tal como es. Pedimos ayuda.

Si en este estado nuestras oraciones parecen ser contestadas, no es porque Dios esté actuando a nuestro favor. Más bien, de alguna manera, a pesar de todos nuestros autoengaños y evasiones, somos lo suficientemente sinceros como para empezar a abrir un canal interior. De esta manera, las leyes del ser pueden empezar a penetrar en nosotros y en nuestras vidas. Sólo más tarde podremos distinguir lo que realmente está sucediendo aquí.

Con el tiempo, nos daremos cuenta de que nuestra propia participación en nuestro propio desarrollo personal es lo que determina si nuestras oraciones son contestadas. Esto es lo que cambia el rumbo del sentimiento de impotencia. Nuestro propio trabajo de autodescubrimiento personal desmantelará nuestra creencia en un Dios arbitrario y voluntarioso a quien debemos apaciguar siguiendo reglas creadas por el hombre.

Por ahora, sin embargo, la fuerza de los pensamientos claros y una mente sin conflictos en cualquier área determinada nos parecerá una oración contestada.

Etapa 5: Desarrollamos la independencia

A medida que crecemos y avanzamos hacia un estado de independencia, abandonamos la noción de un Dios imaginario que castiga y recompensa, y que dirige nuestra vida por nosotros. En este punto, bien podemos llegar a un estado de ateísmo. Negamos la realidad de cualquier ser superior y por eso, por supuesto, no oramos. O al menos no rezamos de forma convencional.

Sin embargo, podríamos meditar sobre nosotros mismos. Podríamos empezar a mirar hacia dentro con sinceridad. Y es posible que ya nos hayamos dado cuenta de que esta es realmente la mejor clase de oración, en el sentido más auténtico.

Alternativamente, en este punto ateo, podríamos volvernos completamente irresponsables. No somos capaces de pensar críticamente ni de mirar profundamente en nuestro interior. Esencialmente, escapamos de nosotros mismos, de la misma manera que otra persona puede usar a Dios como escape de mirarse a sí misma.

Etapa 6: Nos enfrentamos a nosotros mismos y desarrollamos la autoconciencia

En algún momento, nos preparamos para enfrentarnos a nosotros mismos tal como somos realmente, en este momento, y buscar activamente la autoconciencia. Al principio, es posible que todavía estemos acostumbrados a oraciones que piden ayuda. Estamos acostumbrados a pedirle a Dios que haga por nosotros lo que podríamos hacer por nosotros mismos. Pero a pesar de este viejo hábito, empezamos a mirar hacia adentro.

A medida que alcancemos niveles cada vez más profundos de nuestro ser, gradualmente dejaremos de usar el tipo de oración que usábamos en el pasado. Durante un tiempo, es posible que ni siquiera oremos en absoluto, en el sentido habitual de la oración. Pero ahora podríamos empezar a aprender a meditar. ¡Y esa, amigos, es a menudo la mejor oración!

Meditamos mirando lo que realmente nos motiva. Y permitimos que nuestros sentimientos reales salgan a la superficie. Luego cuestionamos nuestros sentimientos y su razón de ser.

Cuando nos involucramos en este tipo de actividad, orar a la antigua usanza se vuelve cada vez más insignificante e incluso contradictorio. Ahora bien, nuestra oración es la acción de tomar conciencia de nosotros mismos y de mirarnos bien y detenidamente en verdad.

Nuestra oración es nuestra sincera intención de afrontar aquello que en nosotros es más desagradable de ver. ¿Cómo es esto una oración? Porque contiene una actitud sincera de querer ser en la verdad, por el bien de la verdad. Y la verdad es la puerta al amor.

Porque sin verdad no hay amor. Y sin amor, no podemos tener una experiencia de Dios.

Literalmente no es posible que el amor crezca cuando estamos ocupados fingiendo una verdad que en realidad no sentimos. Pero el amor puede crecer a través de nuestro deseo de enfrentar una verdad, sin importar cuán imperfecto pueda ser nuestro deseo.

  • Nuestra actitud de querer estar en la verdad es la oración.
  • Ser sinceros con nosotros mismos es oración.
  • Estar alerta a nuestra resistencia es oración.
  • Reconocer algo que hemos estado ocultando y por lo que nos sentimos avergonzados es oración.

A medida que seguimos desarrollando estos procesos de autodesarrollo, poco a poco va surgiendo un nuevo estado del ser. Sucede poco a poco, con interrupciones. Pero si seguimos trabajando para ser en verdad, sucede.

Etapa 7: Estado del ser

Finalmente, alcanzamos un estado de ser en el que la oración ya no es una acción que pronunciamos con nuestras palabras o pensamientos. La oración es ahora un sentimiento de vivir en el Ahora eterno. Fluimos en una corriente de amor con todos los seres; entendemos y percibimos. Nos sentimos vivos.

Esta etapa involucra muchos sentimientos indescriptibles que conforman nuestras oraciones, en el sentido más elevado. Incluye una conciencia interna de Dios, en la verdadera realidad de Dios.

Llegar a esta forma de oración es una experiencia que no se puede imitar. No podemos aprenderlo a través de ninguna enseñanza particular o ciertas prácticas o disciplinas. Más bien, es el resultado natural de tener la humildad y el coraje de enfrentarnos a nosotros mismos por completo, sin guardar nada.

Antes de que podamos alcanzar este estado más elevado en el que podemos relacionarnos con Dios, donde la oración y el ser se funden en uno, solo hay una cosa que podemos hacer. Y es la mejor oración del mundo: es la intención constantemente renovada, continua, de enfrentarnos a nosotros mismos en la verdad, sin reservas.

Debemos estar dispuestos a eliminar todas nuestras pretensiones de que actualmente somos mejores de lo que somos. Debemos encontrar todos los obstáculos entre lo que conscientemente pensamos que es verdad sobre nosotros mismos y lo que realmente hay en nosotros. Y luego debemos eliminar todo lo que nos impide conectarnos con los demás.

Este es el camino.

Como meditar

Hay muchas formas de meditar, y cualquier forma que nos ayude es una buena forma. Pero lo que es eficaz para una persona puede no serlo tanto para otra. Por ejemplo, algunos podrían beneficiarse al fijar su mente en una idea u objeto. Mejor aún, en lugar de concentrarnos en un objeto, podríamos utilizar los problemas de nuestra vida personal que surgen cuando intentamos calmar nuestra mente.

En otras palabras, podemos utilizar nuestra experiencia de vida para comprendernos mejor a nosotros mismos y nuestras reacciones. De esta forma combinamos el arte de aprender a concentrarnos con la habilidad de comprender cómo funciona nuestra psique.

Podemos hacer esto a través de una revisión diaria en la que miramos el día anterior para ver dónde sentimos falta de armonía de algún tipo. Para empezar, podemos meditar antes de comenzar el día, enviando este pensamiento a lo más profundo de nosotros mismos: “Hay sabias fuerzas internas en mí que pueden ayudarme a hacer que esta meditación sea fructífera y constructiva. Les pido que me ayuden a verme a mí mismo y sé que este pensamiento surtirá efecto”.

Luego, a medida que avanzamos el día, podemos notar dónde tuvimos sentimientos negativos. En una hoja de papel con tres columnas, anotamos la ocasión o situación en la primera columna. Luego anotamos qué tipo de sentimiento registramos en la segunda columna. Durante todo el día querremos seguir expresando nuestro deseo de no mirar hacia otro lado, sino de mirar verdaderamente lo que sentimos. Luego, en la tercera columna, exploramos por qué sentimos esto.

Si somos pacientes, consistentes y no eludimos ningún problema, este ejercicio será de gran ayuda para avanzar activamente en este camino espiritual particular. Una vez que nos pongamos en marcha, esta práctica de revisión diaria nos mostrará patrones que señalan dónde y por qué estamos estancados. Entonces podemos meditar sobre lo que descubrimos.

Siempre que tengamos un problema en el que estemos involucrados negativamente, podemos aferrarnos a nosotros mismos, relajarnos y enviarnos este pensamiento: “Actualmente no lo estoy, en verdad. En cualquier momento en que esté confundido o ansioso, sintiéndome desesperado, hostil o deprimido, no debo estarlo en verdad. Y deseo serlo en verdad.

“Pido a la inteligencia divina que está presente en mí que me muestre dónde y cómo no estoy en verdad. Estoy dispuesto a dejar de lado mi obstinación y todo mi orgullo. Libero mi miedo y solo quiero ver la verdad. Quiero expandirme y vivir una vida constructiva. Mi deseo es cumplir mi destino como persona feliz. Porque feliz es lo que debo ser.

“Deseo disolver y limpiar todas las limitaciones dentro de mí. Pero no puedo hacer eso a menos que sepa cuáles son. Por eso quiero mirarlos”.

Todos los días podemos analizar cada pequeño problema (ninguno de ellos carece de importancia) y determinar los lugares en los que sentimos falta de armonía. Si hacemos esto, nuestros problemas internos ocultos eventualmente se mostrarán, incluso si en la superficie externa la cuestión parece totalmente trivial.

Hacer esta forma de revisión diaria es una forma excelente y eficaz de meditar.

Pidiendo guía interior

Recibir guía de nuestro yo interior no es tan sencillo como podría parecer. Porque no existe una fórmula para lograrlo y sólo se produce gradualmente.

Lo primero que hay que darse cuenta es lo tremendamente poderoso que es activar deliberadamente la guía interior utilizando la mente. Decir: “Quiero orientación sobre este tema específico” es lo que produce resultados. Cuanto más específicos seamos, más efectivos serán los resultados.

Pero si somos generales y vagos, será mucho más difícil percibir la orientación cuando llegue. Para obtener orientación responde exactamente de la forma en que la solicitamos.

El proceso que llamamos meditación es en realidad un diálogo entre nuestra mente, que activa la guía, y nuestra mente que se relaja y permite que se produzca la activación. Luego debemos aprender a escuchar y comprender el lenguaje de cómo llega la guía. A veces es por intuición y otras veces es exterior a nosotros. Viene de muchas maneras diferentes.

Si realmente se necesita orientación, ésta vendrá. La clave es querer verdaderamente obtener respuestas, estar en la verdad. Al querer verdaderamente recibir guía y expresar ese deseo, y también al volvernos más específicos en nuestro deseo, establecemos contacto con nuestro núcleo divino interno, o Yo Superior. Ese es el hogar de la verdad cósmica dentro de nosotros.

Pero tenga en cuenta que importa dónde nos encontramos en nuestro camino espiritual. Lo correcto sobre lo que debemos meditar hoy puede no ser relevante mañana, si seguimos adelante. Entonces también podemos meditar sobre cuál es la meditación adecuada para nosotros en este momento.

¿Qué es verdad para mí hoy?

“Llamad y se os abrirá”, dijo Jesucristo. El simbolismo de tocar la puerta es que prestamos atención y tratamos de descubrir qué es lo que más necesitamos, en la etapa en la que nos encontramos. Porque nuestro camino cambia constantemente. Y no podemos orar con la misma concentración en todo a la vez.

Como rezar

Una cosa por la que podemos orar es por difundir la verdad entre la humanidad. También podemos orar por aquellos que no están contentos. Y, por supuesto, podemos orar por las personas que amamos, lo cual es fácil. Además, podemos ofrecer oraciones por aquellos que no nos agradan. Cuanto más nos desagradan, más debemos orar por ellos.

Intente observar cómo se siente desearle felicidad a esa persona. Se honesto.

Podemos decirnos a nosotros mismos: “Una parte de mí quiere desearles lo mejor. Pero a otra parte le cuesta ofrecer buenos deseos a determinadas personas”. Si hacemos esto, no estamos viviendo una mentira. Darle una oportunidad. Siempre podemos pedirle a Dios que nos ayude a sentir amor, de todo corazón, por todos, al menos mientras estamos sentados en oración.

Más allá de esto, la Guía sugiere que todos oremos por la paz, la justicia y la difusión de la ley divina. Pero sólo podemos contribuir a la paz y la hermandad cultivando estas cualidades en nosotros mismos. Porque independientemente de lo que oremos, mientras tengamos odio, intolerancia y resentimiento en nosotros, en realidad estaremos contribuyendo a lo contrario de todo por lo que oramos.

Una vez que nos damos cuenta de que somos una parte importante del universo y que tenemos la capacidad de obstaculizar el amor, la paz y la verdad divinos, podemos sentir que somos más responsables de lo que sucede en la vida. Entonces nuestras oraciones para que sucedan cosas buenas en el mundo no estarán tan separadas de nuestra propia necesidad de desarrollarnos más, junto con todos los demás.

Como enseña la Guía Pathwork, al enfrentarnos a nosotros mismos y sanarnos a nosotros mismos, la voluntad propia, el orgullo y el miedo inherentes a todo ser humano cederán. Estos cambiarán hacia la humildad, el amor y la voluntad de alinearse con la voluntad de Dios, en todos los sentidos. Pero repito, no basta con orar por estas cosas de manera general.

Nuestro trabajo es observar en nosotros mismos exactamente dónde nuestras reacciones, pensamientos y sentimientos no se alinean con lo que agrada a Dios. ¿Qué tememos específicamente? Y una vez que comprendamos esto, podremos orar pidiendo ayuda para superar nuestros miedos. Quizás haya algo que debamos aceptar. O tal vez haya algo que debamos cambiar.

Mientras sigamos orando para entrelazar nuestros problemas personales en el tejido de nuestras oraciones, con el tiempo nuestros esfuerzos darán frutos. Cosecharemos los poderosos beneficios de las oraciones.

cuando orar

No hay un momento adecuado para orar, porque cada persona es diferente. Si nos resulta difícil dominar la disciplina, entonces puede ser útil elegir el mismo momento y lugar para orar todos los días. Por otro lado, la disciplina podría desarrollarse mejor si no nos atamos a ningún plan prescrito. Depende de nuestra forma de vida, de nuestro carácter y de tantas circunstancias.

No hay reglas al respecto.

Dicho esto, la Guía Pathwork sugiere levantarse y retirarse con Dios. Intente dedicar unos minutos a la oración al levantarse por la mañana y nuevamente al acostarse. O si nos viene mejor otro momento del día, elige ese. Esto no necesita tomar más de unos minutos. Además, es posible que deseemos dedicar un período de tiempo más largo, digamos 30 minutos, a la oración en otro momento del día.

Egoísmo en la oración

Muchas veces no nos damos cuenta de que necesitamos orar por lo que queremos. Al mismo tiempo, podemos preocuparnos de que nuestras oraciones sean egoístas. Lo que realmente importa aquí es nuestro motivo. Esto es cierto con respecto a todos nuestros deseos; Depende de cómo hagamos las cosas. La clave para determinar si estamos siendo egoístas es bastante simple.

Si oramos por algo únicamente porque lo queremos, porque creemos que sería agradable tenerlo, y no por ninguna otra razón, entonces esta es una oración egoísta. Como tal, no nos servirá de nada. Porque lo único que afecta a la oración es tener una fuerza espiritual pura que sale de nuestra alma.

Decir una oración egoísta como esta es revelar una mala comprensión de la vida. Y todos los malentendidos se basan en la mentira, incluso si somos básicamente una persona honesta. Cualquier pensamiento falso, incluso si llegamos a él inocentemente y de buena fe, no puede fluir con las verdaderas fuerzas de nuestro Yo Superior. Porque es una ley espiritual que “lo similar atrae a lo similar”. Y esta ley es inmutable.

Cuando comenzamos a recorrer este camino espiritual, debemos aprender a indagar en nuestro interior acerca de nuestros motivos. ¿Por qué quiero esto en particular? ¿Por qué tengo esta reacción emocional? Si la respuesta no nos resulta evidente, sería excelente motivo de oración. Podemos orar no sólo para vernos a nosotros mismos, sin miedo y con sinceridad, sino también para que nuestros motivos se vuelvan más puros.

Tal oración pidiendo ayuda para ver y purificar nuestros motivos no es egoísta. Es más, no es egoísta orar por el bien de los demás. Orar por alguien que nos ha lastimado, si podemos hacerlo y realmente lo decimos en serio, es un acto purificador. Además, no es egoísta orar por el coraje y la fuerza para enfrentarnos a nosotros mismos y superar nuestra resistencia al autodesarrollo.

No hay nada de egoísta en eso.

Después de todo, si creemos que querer ser felices (lo que inevitablemente resulta de purificarnos a nosotros mismos) es egoísta, entonces permanecer impuros e infelices debe ser el mejor objetivo, ¿verdad? Ya que eso parecería desinteresado.

No olvides la forma en que funcionan las leyes de Dios: sólo las personas que son felices pueden traer felicidad a otras personas. No estamos hablando aquí de felicidad barata, que es la que es fácil de conseguir. Estamos hablando de algo real que sólo se consigue con trabajo duro. De esos que nadie nos puede quitar.

Nunca veremos a una persona infeliz haciendo realmente feliz a otra. Es imposible.

Orando por la felicidad

Entonces, si bien una persona infeliz puede hacer una buena acción, o tal vez realizar un solo acto desinteresado, no puede hacer feliz a nadie más. Esto significa que, más allá de orar por los demás, la intención principal de nuestras oraciones debe ser la de purificarnos y desarrollarnos nosotros mismos. Entonces podemos considerar que la felicidad que surge naturalmente como subproducto de nuestro trabajo es un medio para alcanzar un fin. No es el fin en sí.

Pero no se preocupe demasiado si hay un poco de egoísmo acerca de ser feliz a medida que avanzamos en nuestro ascenso. Podemos aceptarnos tal como somos, lo cual, por supuesto, es imperfecto. Lo que es importante entender es que la felicidad surge como subproducto de nuestra purificación. Incluso si nuestros motivos son contradictorios, trabajar por la felicidad nos ayudará a realizar la verdad.

Lo que no funciona es creer que la felicidad proviene de ceder a los deseos que surgen de nuestra naturaleza inferior.

Casi nadie está completamente libre de egoísmo. Es mejor ver esto tal como es y no tratar de ignorarlo. Eso sólo hará que se esconda en nuestra alma, donde hace aún más daño. Es mejor tener el coraje y la claridad para saber que está ahí y que apuntamos a algo más alto.

Sepa también esto: es imposible estar aislado y feliz al mismo tiempo. Lo que realmente nos amenaza es permitir que se derrumben los muros que nos separan. Pero al mantener nuestros muros en su lugar, frustramos nuestro propio propósito. Contradecimos nuestro deseo inherente de desarrollarnos, que está a la par con nuestro miedo a ello.

Queremos ser felices y hacer felices a los demás, pero no podemos hacer ninguna de las dos cosas mientras permanezcamos separados.

¿Cuál es la salida de la separación? Debemos hacer precisamente lo que parece tan increíblemente difícil de hacer: debemos superar nuestra vergüenza y renunciar a nuestro orgullo. No hay nada egoísta en orar pidiendo ayuda para hacerlo, como un medio para afrontar nuestros problemas en la vida. Y afrontar nuestros problemas es el camino para ser felices.

Además, tenga en cuenta que Dios también quiere que seamos felices.

Aunque no siempre se dice en voz alta, los humanos tienen una larga tradición de creer erróneamente que ser piadoso significa ser infeliz. Que para ser piadoso hay que ser severo y mártir. Esta imagen está profundamente grabada en toda la humanidad.

Pero no, no es así.

No hay absolutamente ninguna razón para sentirse culpable por ser feliz, aunque es mejor no orar directamente por la felicidad. Sin embargo, podemos orar por la fuerza y ​​la capacidad para eliminar nuestros obstáculos internos. Estos son los que se interponen entre nosotros y nuestra felicidad.

Esto significa que debemos navegar a través de nuestra infelicidad, que nos hemos infligido a nosotros mismos a través de nuestra ignorancia y error. Esto es lo que nos conducirá a la luz clara de la paz y la armonía. Esto es lo que nos traerá belleza y alegría que no dependerá de lo que los demás piensen, digan o hagan.

Este es el espíritu correcto que debemos tener cuando oramos.

Orar en silencio o en voz alta

Realmente no importa si oramos en silencio o en voz alta. Sin duda, si nuestras palabras son concisas, serán igual de efectivas en cualquier caso. Esto es cierto porque todos los pensamientos crean forma, de la misma manera que lo hacen las palabras habladas. De hecho, si expresamos las palabras a la ligera, sin darles mucho significado o impacto, tienen menos poder que las palabras silenciosas que pensamos y sentimos profundamente.

Sin embargo, a algunas personas les puede resultar difícil orar en voz alta frente a otros. Y esto es algo que deberíamos analizar. Porque significa que hay un bloqueo. ¿Qué tipo de bloque? Generalmente es un signo de orgullo. Podríamos habernos dicho a nosotros mismos que nuestra incapacidad para orar en grupo tiene que ver con la modestia. Pero necesitamos explorar un poco más nuestros sentimientos y preguntarnos por qué nos da tanta vergüenza decir una oración delante de nuestros amigos.

Lo que descubriremos es que nuestra vergüenza está relacionada con un sentimiento de humillación.

Cuando oramos a Dios, naturalmente nos sentiremos humildes. Pero humillarnos frente a los demás genera sentimientos de humillación. Ser humilde, entonces, es parte de nuestras emociones que queremos evitar. Como resultado, cuando estamos con otros, queremos parecer como si estuviéramos en la cima del mundo. Estamos seguros.

Queremos escondernos y no dejar que los demás nos vean como realmente somos, y como también necesitamos mostrarnos a Dios: inseguros, inseguros y tanteando en la oscuridad. En otras palabras, mostrar nuestro verdadero rostro, la forma en que se lo mostramos a Dios, resulta humillante. Y ese, amigos, es nuestro orgullo.

Pero si somos verdaderamente una persona humilde, no tendremos miedo de mostrarnos tal como realmente somos actualmente. Tendremos el coraje de ser nosotros mismos.

Por lo tanto, este síntoma aparentemente pequeño de luchar por orar con el corazón delante de los demás esconde un factor importante para nuestro desarrollo. Para afrontarlo y superarlo no debemos forzar. Más bien, podemos evaluar nuestras reacciones a la luz de la verdad. Entonces podremos abordar este problema desde dos lados, incluyendo tanto el interior como el exterior.

¿Por qué es difícil empezar?

Como todos sabemos, o descubriremos pronto, el desarrollo espiritual no sube, sube, sube siguiendo una línea recta. Sube y baja en espirales. Es muy posible que estemos en una curva descendente que sea un paso más alto que nuestra última curva ascendente. Pero las curvas ascendentes siempre sientan mejor.

En una curva ascendente, sentimos una euforia y una sensación de liberación que no se encuentran en una curva descendente. Y, sin embargo, tuvimos que abrirnos camino hasta nuestra última curva descendente. En las curvas descendentes siempre nos topamos con conflictos que aún no hemos resuelto. Y nos hacen sentir inquietos.

Hasta que las hayamos superado y comprendido, las curvas descendentes nos vuelven inquietos y temerosos. Nuestro objetivo es encajarlos en la mayor parte del panorama general que ahora podemos ver. Una vez que hagamos esto, tomaremos otra curva ascendente, disfrutando del aire claro y fresco que viene al adquirir un poco más de verdad.

Pero cada vez que llega una curva descendente, debemos volver a ahondar en la oscuridad de nuestro error y confusión. Y hacer eso nos separa de la corriente del flujo divino.

Tendemos a simplificar demasiado las cosas, pensando que las cosas desagradables que estamos experimentando (y nuestra depresión por experimentarlas) nos están separando del flujo divino.

Pero sólo tenemos razón a medias.

Porque lo desagradable que estamos experimentando ahora en la curva descendente es sólo un reflejo de algo dentro de nosotros esperando ser desenterrado. Es un efecto necesario de una causa que hemos puesto en marcha. Y esa causa interna es la que corta el flujo.

¿Cuánto tiempo dura esto? Depende de nosotros y del problema que estemos resolviendo. Pero durante este tiempo, estaremos rodeados por los desafíos que vienen con este mundo de manifestación. Sí, es posible que hayamos saboreado otra realidad en otros momentos, pero ahora no podemos conectarnos con ella.

Nos sentimos desconectados, pero este es un paso necesario. Porque nos lanza a la batalla, una vez más, para que podamos alcanzar la victoria, una vez más. Y, afortunadamente, cada victoria significa que estamos en otra curva ascendente.

Cuando estamos atrapados en nuestra oscuridad temporal, es natural que no sintamos la verdad absoluta de Dios. Porque por el momento no estamos vibrando con la verdad. Y no podemos forzar que esto suceda usando nuestra voluntad. Lo que podemos y debemos hacer mientras atravesamos estos períodos de oscuridad es pensar en lo que estamos encontrando, a la luz de lo que ahora sabemos.

Por ahora, este conocimiento reside sólo en la mente de nuestro ego. Pero a medida que avancemos, nos llenaremos de un conocimiento más profundo que nos elevará.

El Padre Nuestro

Una vez que iniciamos nuestro viaje de autodesarrollo personal, queremos ajustar nuestras oraciones para que coincidan con nuestras necesidades internas. Para mantenernos frescos y vivos, nuestro acercamiento a nuestro yo interior debe evolucionar. En cuyo caso, utilizar una oración preparada o una meditación preparada puede no ser de la mejor utilidad.

De acuerdo con esto, es mucho mejor ser espontáneos en el uso del Padrenuestro, según nuestra necesidad actual. Al decir esta poderosa oración, ayuda a sintonizarnos conscientemente con su significado original.

Por ejemplo, cuando decimos “Padre nuestro”, no estamos hablando de una persona que vive en el cielo. Estamos dirigiendo nuestra atención hacia el espíritu de la verdad y los poderes divinos que habitan dentro de cada uno de nosotros. Porque todos podemos acceder a esa conciencia universal.

Allí encontraremos la unidad entre todos. Porque ese Yo Superior, o ser espiritual, es uno. Es tuyo, es mío y es de todos los demás. Esta misma fuente es con la que pretendemos contactar en nuestro desarrollo espiritual. Queremos unificarnos con él e integrarnos con él.

Es, al mismo tiempo, individual para cada uno de nosotros y multifacético para todos nosotros. Porque cada uno de nosotros somos personas individuales, con esta fuente de unidad en todos nosotros. Existe una unidad en el propósito y en, bueno, en todo. Y a esto podríamos llamarlo el “padre”.

El maestro vino aquí para enseñarnos que el reino de los cielos está dentro de nuestras almas. Siempre está dentro. Si entendemos esto, el resto de estas enseñanzas sobre la oración y la meditación encajarán. Al entender las cosas de esta manera diferente, la oración y la meditación se vuelven más significativas.

Lo más importante es que comenzaremos a ver que lo que nos hacemos a nosotros mismos, se lo hacemos a los demás. Y lo que hacemos a los demás, también nos lo hacemos a nosotros mismos.

Esto también contribuye en gran medida a explicar ¿Qué más hay en el Padrenuestro?.

Sanar a otros a través de la oración

Hay muy pocas personas que poseen la fuerza para sanar directamente a otros mediante la oración. Pero eso no significa que no debamos orar por nuestros hermanos y hermanas. Porque pensar en nuestros seres queridos (o en cualquier persona) en oración y meditación puede ser de gran ayuda. Ni siquiera podemos empezar a apreciar cuánto podemos ayudar de esta manera.

Después de todo, cada pensamiento y cada sentimiento crea una forma sustancial en el Mundo de los Espíritus. Ningún pensamiento se pierde jamás, especialmente si es bueno y constructivo y proviene de un lugar de amor y buena voluntad. Se suman al río cósmico que fluye a través del universo.

Esto ayuda a que las fuerzas del bien sean más fuertes que las fuerzas del mal. Por supuesto, cada mal pensamiento también contribuye a la reserva y da fuerza a la oscuridad.

Si se alinea con la voluntad de Dios que nuestras oraciones puedan ayudar directamente a alguien, habrá un resultado inmediato. Sin embargo, tenga en cuenta que a veces nuestro ser querido necesita pasar por ciertas dificultades para poder liberarse de sus ataduras. Esto, por supuesto, es lo que puede conducirles a la felicidad permanente.

Pero aun así, nuestras oraciones por ellos no se perderán. De esto podemos estar seguros. Su forma todavía existe y tendrá el efecto adecuado cuando sea el momento adecuado.

Si estamos entre aquellos que hemos conectado con Dios en nuestras almas, es muy recomendable dedicar más tiempo a la oración. Es valioso orar por todas las almas infelices que aún no pueden ver ni un rayo de luz en su interior.

Muy a menudo perdemos el tiempo cavilando y teniendo pensamientos improductivos. Lo más productivo es orar. Al hacer esto, agregamos gran fuerza a la Plan de Salvación que está trabajando para elevar a toda la humanidad.

Usando mantras

Los mantras son frases repetitivas que se utilizan como oraciones. Generalmente son, en el mejor de los casos, una forma de autosugestión hipnótica. Como tales, no aportan conocimiento, crecimiento o comprensión más profunda. Podemos promover nuestro desarrollo mucho más dedicando cinco minutos a tratar de comprender nuestros problemas y obtener una visión verdadera de ellos que a través de horas y horas repitiendo mantras.

No necesitamos la opinión de un experto para solucionar esto. Simplemente pregúntese: ¿Tiene sentido que pronunciar la misma frase, una y otra vez, nos beneficie? Observe usted mismo cómo repetir una frase cada vez más hace que pierda cada vez más significado.

Con el tiempo, un mantra se convierte en un proceso automático. No puede evitar convertirse en eso. Y si bien puede producir temporalmente un estado parecido al trance, completo con ciertas sensaciones, ¿eso realmente produce crecimiento interior? Sólo un estado hipnótico que nos lleve a reconocimientos más profundos sobre nuestros conflictos y nuestros problemas internos puede producir realmente crecimiento.

El beneficio de un ejercicio de mantra puede residir en ayudarnos a aprender a concentrarnos. Si lo logra (y necesitamos desarrollar la capacidad de concentrarnos), no es un desperdicio. El siguiente paso es concentrarse en lo que tiene sentido: dónde yacen nuestros miedos y dificultades. Cuanto más nos desarrollamos, más queremos entrenar nuestra conciencia hacia este tipo de cosas.

¿Cómo empezar

Quédate quieto y deja que estas palabras de la Guía Pathwork te llenen. Déjate fluir con ellos:

“Estad quietos y sabed que yo soy Dios, el poder supremo. Escucha este poder interior, esta presencia y estas intenciones. Yo soy Dios, todos son Dios. Dios es todo, en todo lo que vive y se mueve, que respira y sabe, que siente y es.

“Dios en mí tiene el poder de hacer que el pequeño ego separado conozca el poder supremo para integrar este ego. Tengo la posibilidad de sentir todos mis sentimientos, de lidiar con ellos y manejarlos. Esta posibilidad está en mí y sé que esta potencialidad puede realizarse en el momento en que la conozco. Y ahora elijo saber que puedo estar vivo; Tengo la fuerza para ser débil y vulnerable.

“Ahora puedo aceptar mi entumecimiento, mis inseguridades, mi estado de sentimiento y mi estado de no sentimiento. Puedo escuchar este estado y esperar. Puedo estar quieto y sentir dentro de mí. Puedo estar quieto y escuchar mi inteligencia superior, la inteligencia de Dios, instruirme. Puedo establecer este contacto.

Pagaré el precio dando lo mejor que tengo y soy a la vida. Viviré mi vida con honestidad deseando dar lo mejor. Pues entonces podré recibir lo mejor sin sentir vergüenza. No temo invertir lo mejor de mí en la vida ".

–La sabiduría de la Guía en palabras de Jill Loree

Adaptado de:

Palabras clave: Oración y Meditación (Lea todas las preguntas y respuestas originales de la Guía Pathwork sobre los temas de oración y meditación en El guía habla)

*De la Conferencia Pathwork #204 original: ¿Cuál es el camino?

El ejercicio de concentración de Jill Loree para empezar a calmar la mente

Mientras está sentado con los ojos abiertos, busque algo en la habitación en lo que descansar suavemente la mirada (no mirar fijamente). Con los ojos mirando a un lugar, respire lenta y profundamente tres veces. Concéntrate en la respiración y no permitas que los pensamientos se entrometan.

Durante la tercera respiración, utiliza tu visión periférica para elegir otro lugar en el que descansar la mirada durante las siguientes tres respiraciones. Si tu mente divaga, simplemente comienza de nuevo. Sin juicio. Este es un músculo que no es fácil de desarrollar.

Cuando esté acostado con los ojos cerrados, cambie su atención a diferentes partes del cuerpo, como la rótula, la uña, el lóbulo de la oreja o la fosa nasal. Además, relaja los músculos de tu cara.

Cinco minutos al día es un buen punto de partida. No te excedas.

Deja un comentario