Hay un movimiento en marcha, literalmente. Y se refiere a todos los organismos del universo. Ese movimiento está en la dirección general de expansión. En realidad, existe la semilla de un plan enterrado en el corazón de toda sustancia divina. Y los diseños exigen un crecimiento continuo, una expansión, para infiltrarse en todo lo que existe.

La forma de salir de nuestra existencia del tamaño de una casa de muñecas es crear una nueva conciencia interna que no teme al cambio.
La forma de salir de nuestra existencia del tamaño de una casa de muñecas es crear una nueva conciencia interna que no teme al cambio.

Contenidas en este movimiento hay posibilidades ilimitadas para expresarse, crear y ser. ¿De cuántas maneras podemos ser felices, extasiados y sabios? En serio, no podemos formular la respuesta en lenguaje humano, es así de grande. Y cuando la música de expansión se detiene, caemos al suelo y nos rompemos. O para ser menos dramático, habrá una ruptura temporal en nuestro continuo de conciencia y energía.

Un ejemplo de esto es la muerte. OK, quizás eso suene more, dramático. Pero, en verdad, la muerte no es más que una ruptura. En otro nivel, nuestra conciencia y energía retoman el ritmo y se reanudan, por así decirlo. No es diferente a la forma en que el sueño es una ruptura de la conciencia en este nivel. Pero seguimos viajando, a otro nivel. Así que esta noción de ruptura es una ilusión, aunque nos parece bastante real desde donde nos sentamos.

Implícita en el movimiento de expansión está la voluntad de cambio. O quizás estemos más familiarizados con el contramovimiento que sentimos en nuestra alma: el miedo al cambio. Esto contradice el movimiento natural de expansión. Porque la expansión es lo que debe suceder si queremos expresarnos en el mundo. Una autoexpresión más plena entonces equivale a cambio. Dicho al revés, si no cambiamos, no podemos tener autoexpresión. ¡Womp! Una vez más nos atamos las manos con la balanza de la justicia.

Gemas: una colección multifacética de 16 claras enseñanzas espirituales

Veamos todo esto a nivel físico. Cualquier tipo de organismo pasa por fases de crecimiento que al principio pueden ser tan sutiles que son difíciles de notar. Sin embargo, acumulativamente con el tiempo, es imposible pasarlos por alto, como un bebé que crece hasta la niñez y la adolescencia y, finalmente, hasta la edad adulta. Los órganos, el cuerpo, la apariencia, todo el asunto, se transforma de la infancia a la vejez, y luego se metamorfosea más allá de lo que los humanos pueden ver.

Si obstaculizáramos los ciclos de cambio en el camino, al restringir de alguna manera el espacio para la expansión física, se produciría la atrofia y finalmente la muerte. Destruiríamos la vida. Los aspectos invisibles de un organismo, los niveles psíquico, espiritual, mental y emocional, no son diferentes. Sin embargo, los humanos llevan consigo una imagen masiva —o una creencia oculta colectiva— que dice que debemos temer al cambio.

Este miedo a expandirse en nuestro ser interior tiene un efecto similar a una restricción física: evita el movimiento natural de nuestra alma al crear un espacio estrecho en el que debemos encajar nuestra psique. La noción perpetuada por esta creencia generalizada es que hay seguridad en no cambiar. Esto no es una cosa tonta; a saber, es esta misma creencia la responsable de la creación de la muerte. Porque nuestra experiencia de vida está moldeada por nuestras convicciones.

Pero los humanos somos una multitud tonta y tendemos a mirar las cosas al revés. Pensamos que algún fenómeno es inevitable y luego consideramos que su causa es el efecto. Por ejemplo, vemos la muerte como un hecho inevitable de la vida que es un desconocido, y llegamos a la conclusión de que nuestro miedo a la muerte se debe a su estado desconocido. En realidad, nuestro miedo a la muerte proviene de creer que el cambio nos lleva a lo desconocido, que es algo que hay que temer, y por lo tanto debemos temer al cambio.

Si tenemos miedo al cambio, atrofiaremos el músculo espiritual que necesitamos desarrollar para expandirnos; nos encajonaremos en un estado inmóvil y apenas respiraremos en un esfuerzo por frustrar el cambio. Eso explica, en pocas palabras, la condición humana.

La forma de salir de nuestra existencia del tamaño de una casa de muñecas es crear una nueva conciencia interna que no teme al cambio, que confía en el cambio como una forma natural y deseable de vivir. Debemos descubrir la reacción ciega en el interior que cree que estamos a salvo si no nos movemos. En verdad, es todo lo contrario; solo estamos seguros cuando confiamos en la vida y su propensión natural al cambio.

Se necesitará algo de actividad cerebral deliberada para cambiar el rumbo de esto. Debemos llegar a comprender que el cambio es un movimiento deseable y gozoso que conduce a experiencias cada vez más felices. Necesitamos imprimir esta verdad en la sustancia de nuestra alma para que ya no detengamos el movimiento natural de todo nuestro ser que quiere fluir en la dirección de la unidad.

Gemas: una colección multifacética de 16 claras enseñanzas espirituales

La ilusión del tiempo es un efecto secundario del movimiento continuo de todo lo que está vivo. El tiempo también surge de la creencia equivocada de que debemos evitar el futuro y aferrarnos al pasado si esperamos seguir existiendo. Toda la humanidad está confundida por esta falsa idea. Se necesita coraje y fe para desafiar esta creencia.

Es extraño, de hecho, cuánto coraje se requiere para correr el riesgo aparente de creer en algo nuevo y positivo. Pero esto es lo que debe suceder si queremos seguir el movimiento fluido de la vida. Debemos arriesgarnos y ganarnos la confianza de que cuando algo parece misterioso, simplemente porque es un desconocido, eso no significa que sea una amenaza.

Imagínese cómo sería vivir sin miedo a la muerte. Para la persona que expresa a Dios, que está altamente desarrollada y mayormente consciente, no tener miedo a la muerte equivaldría a un gozo sin fin; saldríamos con todo nuestro potencial divino en plena vestimenta. Pero si todavía estamos medio dormidos, no tener miedo a la muerte podría hacernos más perezosos de lo que ya estamos y menos motivados para encontrar la salida de la bolsa de papel en la que estamos perdidos.

No te lo tomes a mal: no se nos da miedo a la muerte para manipularnos y tomar alguna iniciativa (aunque eso no sería una mala idea). No, nuestro miedo a la muerte es algo que nosotros mismos creamos a través de nuestro miedo a movernos y cambiar. Pero gracias a la forma dulce en que operan las leyes divinas, nuestro miedo a la muerte puede convertirse en la medicina que cura lo que nos aflige. Entonces nos convertimos en un autocurador.

Captar este concepto es una puerta para sentir la naturaleza benigna de toda la creación. Es un ejemplo notable de cómo cualquier mal que creamos, intencionalmente o no, puede ser el mismo agente que podemos usar para curar el mal. Esto es cierto para cualquier sufrimiento, miedo o negatividad, todos los errores autoproducidos; si queremos, podemos utilizarlos como medio para salir de estos estados desagradables.

En este caso particular, debemos superar nuestra desconfianza en el cambio, surgiendo de esta tendencia a evitar que cambiemos y nos expandamos. Esa es la vía para descubrir que el mundo no es un lugar tan malo después de todo: es intensamente deseable, confiable y seguro.

Detrás de la llamada cortina de la muerte, sentiremos que no hay nada que temer, incluso si permanece desconocido. Todas nuestras experiencias de vida que se encuentran en un futuro desconocido se sentirán gozosas en el presente. Para lograrlo, debemos aprender a pasar el rato, con una confianza relajada, en un estado de no saber. De esta manera, todo lo que temíamos que sucedería mañana, se convertirá en un feliz hoy. En consecuencia, ahora confiaremos en un futuro desconocido.

Gemas: una colección multifacética de 16 claras enseñanzas espirituales

A medida que crecemos espiritualmente y nos volvemos más completos, perderemos orgánicamente nuestro miedo al cambio. Empezaremos a visualizar el cambio como el estado más deseable posible. Puede que no sepamos lo que nos traerá el mañana, pero conoceremos una actitud de confianza hacia un día nuevo y diferente, más vivo y fascinante.

Aunque todavía no sepamos lo que nos depara el mañana, no nos sentiremos amenazados por ello. Intuitivamente nos daremos cuenta de la verdadera naturaleza de Dios, y no bloquearemos el cambio que espera manifestar a Dios a través de nosotros, en las células de nuestro cuerpo y también en nuestra sustancia psíquica.

A pesar de la doble negativa de esta directiva, debemos dejar de detener el movimiento de nuestra alma, la expresión de nosotros mismos hacia la vida, que es totalmente confiable. Necesitamos tener confianza en nuestro propio desenvolvimiento, ya que solo puede conducir al bien siempre que visualicemos el cambio como algo positivo. Por supuesto, si planeamos lo peor, visualizando el cambio como algo malo, adivinen qué haremos: kaká.

Gemas: una colección multifacética de 16 claras enseñanzas espirituales

Cuando seamos capaces de aceptar plenamente el cambio, comenzaremos a superar la muerte. Esto es cierto tanto en el sentido de no temer más a lo desconocido de la muerte, como también, en ciertos casos, en trascender realmente la necesidad de morir. En estas enseñanzas, la reencarnación a menudo se discute e incluso se da por sentada. Y aunque la discusión sobre vidas pasadas o futuras generalmente arroja poco que sea práctico o útil, hay un fenómeno interesante que puede ser útil para que algunas personas comprendan: la reencarnación dentro de la vida actual.

Para una persona que sigue un camino riguroso de desarrollo acelerado, como nos muestran estas enseñanzas, sucede con frecuencia que se puede reencarnar sin salir del cuerpo. Así es como ocurre esto. Cada uno de nosotros hizo planes para la tarea de nuestra vida, trabajando por supuesto con nuestros consejeros espirituales, antes de encarnar. Pero mucha gente echa un vistazo a su visita a la Tierra antes de hacer mucho progreso. Esto da como resultado una desafortunada necesidad de una nueva versión, en condiciones algo diferentes.

Pero a veces las cosas van de otra manera, cuando cumplimos con nuestra tarea y estamos dispuestos a asumir más, lo que normalmente esperaría una encarnación posterior. Cuando esto sucede, podemos elegir, mientras nos reunimos con nuestros asesores espirituales durante el sueño, mantener el tren en las vías. Podemos eludir el laborioso proceso de romper nuestra conciencia, también conocido como morir y renacer, si realmente estamos dedicados a dar todo para nuestra propia expansión y asumir lo que sea que venga a continuación en nuestra cola. Podemos renacer dentro de la misma vida.

De hecho, es bastante raro que alguien abrace su camino espiritual de una manera tan intensa. Pero sucede. Y si ocurre este proceso de reencarnación sin dejar el cuerpo, crea un cambio maravilloso; el movimiento orgánico se acelera. Durante este período de tiempo, en el cambio de siglo, cuando estamos experimentando un gran influjo energético de la conciencia de Cristo, más individuos se están abriendo a esta posibilidad. Si confiamos en él y no rehuimos, podemos lograr una segunda encarnación en una sola vida.

Gemas: una colección multifacética de 16 claras enseñanzas espirituales

En nuestra meditación, podemos visualizar el cambio como el fenómeno más brillante y alegre; podemos fluir con esta marea y no detenernos en su contra. También podemos desafiar la noción de que es más seguro quedarse con lo familiar. Pero a veces, un territorio familiar en realidad puede ser menos seguro. Sin embargo, nos limitamos a las cuatro paredes de lo que sabemos. Sin embargo, nuestro objetivo es ir más allá de las viejas vallas y hacer que el nuevo territorio sea nuestro terreno familiar. Pronto nos sentiremos tan cómodos como en el pasado.

Darnos cuenta de nosotros mismos es sentirnos cómodos en nuestra propia piel a medida que avanzamos hacia una nueva autoexpresión. Si lo reducimos, esa es siempre nuestra tarea. Son solo los primeros pasos incómodos de una nueva experiencia que aterrizan con la inquietud de lo desconocido. Pero una vez que expandimos nuestra zona de confort, volvemos a entrar más plenamente en la vida. Con el tiempo, todos los estados de conciencia se convertirán verdaderamente en los nuestros y nos encontraremos “en casa” dondequiera que vayamos. Entonces seremos uno con todo lo que es.

Gemas: una colección multifacética de 16 claras enseñanzas espirituales

Siguiente capítulo

Volver a Gemas Contenido

Leer Pathwork original® Conferencia: # 230 La universalidad del cambio - Proceso de reencarnación en la misma vida