Muchas personas pasan por la vida en un estado de aislamiento, varadas en una isla centrada en el ego.

Hay básicamente dos corrientes que fluyen a través del universo. Uno de ellos es el amor, que lleva a la unión. Lo hace acercándose a los demás. El amor comunica y se eleva por encima de las limitaciones del pequeño ego. Porque el ego vive en una isla de aislamiento. Y aunque el ego es solo una parte de un todo mucho más grande, cree que es el centro del universo.

Más allá de nuestro ego limitado, entonces, y debajo de las distorsiones de nuestro Yo Inferior se encuentra nuestro verdadero yo, o Yo Superior. Es a partir de aquí que se desarrolla el amor. Aunque nuestro verdadero yo descansa tranquilamente en el centro de nuestro ser, nunca se considera el fin último. Y, sin embargo, es solo encontrando y conectándonos con esta verdadera esencia en nuestro núcleo que podemos alcanzar la altura de nuestro potencial.

Nuestro objetivo entonces es trascender nuestro ego y comenzar a experimentar la vida desde el punto de vista de nuestro verdadero yo más íntimo. Entonces ya no estaremos limitados por las barreras que creamos para nosotros mismos a través de nuestras creencias falsas y limitantes. Después de todo, son estas conclusiones erróneas sobre la vida las que bloquean el flujo del amor.

Por tanto, son nuestros propios conceptos erróneos los que nos separan y nos retienen. Pero una vez que nos liberemos de nuestras propias barreras creadas por nosotros mismos, seremos capaces de crear unión con los demás.

Dos fuerzas en el universo

La otra fuerza básica del universo es aquella por la que todavía vive la mayoría de la gente. Es el principio que pone al ego en el centro. En este estado, "disfrutamos" de la vida solos. Y por disfrutar, realmente nos referimos a sufrir. Independientemente de cuántos seres queridos nos rodeen y compartan nuestra vida con nosotros, cuando nuestro ego sea el centro de nuestra existencia, esencialmente nos sentiremos separados.

Mientras estamos firmemente plantados en los zapatos de nuestro ego, creemos que somos los únicos que experimentamos this—Ya sea que estemos hablando de this dolor particular o that alegría particular, de esta o aquella manera. Y esta separación egocéntrica se siente inquebrantable.

Este es el paso más esencial que podemos dar en nuestro viaje evolutivo.

Nuestro trabajo, entonces, es la transición de este estado de aislamiento egocéntrico al estado de unión con todo lo que es. Este es el paso más esencial que podemos dar en nuestro viaje evolutivo.

Para cada uno de nosotros, esta transición tiene que llegar, ya sea en esta vida o en otra. El momento en que ocurre variará de persona a persona. Pero al caminar por un camino espiritual como este, debe llegar tarde o temprano. La esperanza es que cada uno de nosotros pase de vivir una vida centrada en el ego a vivir desde nuestro verdadero centro. mientras todavía estemos aquí, en esta encarnación particular.

Desarrollar una mayor honestidad con uno mismo

Si queremos más amor en nuestra vida, debemos encaminarnos hacia la honestidad con nosotros mismos. O, como dijo la Guía con tanta elegancia, "La honestidad con uno mismo es el primer paso hacia el amor".

Aquí están los primeros cuatro pasos que cualquiera puede tomar. Nos ayudarán a desarrollar una mayor conexión con nuestra propia luz interior al eliminar todas las deshonestidades que la bloquean.

PASO UNO: Descubrir nuestras fallas

Para empezar, debemos empezar a notar nuestras propias faltas. Este es nuestro primer paso para conocernos a nosotros mismos. Sin embargo, para la mayoría de nosotros, ver nuestras deficiencias, incluso cuando aparecen en el nivel más fácil de detectar, no es fácil. Porque en gran parte no estamos entrenados en la habilidad de la auto-observación.

Recuerde, todas nuestras fallas provienen de una de las tres raíces principales: voluntad propia, orgullo o miedo. No importa qué falla descubramos en nosotros mismos, si profundizamos lo suficiente, veremos cómo proviene de una de estas tres cosas.

PASO DOS: Encuentra nuestros malentendidos

Profundizando un poco más, pasaremos al segundo paso y comenzaremos a descubrir nuestras conclusiones equivocadas sobre la vida. Gradualmente nos daremos cuenta de que albergamos malentendidos que están conectados con todos nuestros conflictos en la vida.

PASO TRES: Resolver los malentendidos

Ahora estamos listos para el tercer gran paso en nuestro camino espiritual. Tendremos que ver cómo nuestras fallas están incrustadas en nuestros malentendidos. Dicho de otra manera, necesitamos ver que nuestros malentendidos parecen justificar nuestro pensamiento y conducta defectuosos. Si bien es posible que ya hayamos progresado un poco en la superación de nuestras fallas, es probable que ahora veamos que tienen raíces más profundas de lo que creíamos.

PASO CUATRO: Profundice

A continuación, es hora de retroceder y descubrir dónde todavía estamos orgullosos y temerosos, egoístas y retraídos. Para encontrar estas debilidades, necesitaremos mirar profundamente en nuestro interior. Debemos buscar estos rasgos en cada conflicto interno. Porque incluso si, en el exterior, somos extrovertidos y somos capaces de encubrir estas cosas, sigue siendo importante ver dónde permanecen ocultas por dentro.

Atravesando la Gran Transición

Ahora veamos por qué debemos seguir estos pasos necesarios pero difíciles. ¿Qué significará realmente para nosotros hacer tal cambio? Después de todo, esos cuatro pasos parecen mucho trabajo. ¿Realmente vale la pena? De hecho, el objetivo final de cualquier camino espiritual es hacer esta Gran Transición de un estado a otro. Queremos pasar de centrarnos en nuestro ego a vivir desde nuestra propia luz interior.

Ser egocéntrico es el estado básico en el que se encuentra la mayoría de las personas.

Tenga en cuenta que decir que la gente de hoy es mayoritariamente egocéntrica puede parecer crítico. Pero esta palabra se usa aquí de manera filosófica. Es el estado básico del ser en el que se encuentra la mayoría de las personas. También tenga en cuenta que la transición de un estado a otro no es en absoluto como encender un interruptor. En el camino, es posible que tengamos momentos aislados en los que nos sentimos completamente despiertos, solo para que desaparezca. Así que tendremos que dar muchos pasos en nuestro camino antes de que esta transición se vuelva permanente.

Pero hay una clave para que esta transición se mantenga de forma permanente. La clave es encontrar y resolver todos nuestros conflictos ocultos. En otras palabras, debemos seguir esos cuatro pasos hasta que todos nuestros acertijos internos hayan sido resueltos.

¿Hay dos estados diferentes?

Mucha gente ni siquiera se da cuenta de que hay dos estados claramente diferentes. De hecho, la mayoría no se da cuenta de que aún vive en el antiguo estado, el indeseable estado egocéntrico. Y esta falta de conciencia hace que pasar por esta transición sea mucho más difícil.

¿Qué tal un poco de aliento? Aquí están las promesas de lo que se avecina para aquellos que hacen el arduo trabajo de la curación espiritual. Primero, sentiremos la libertad. Porque nuestros muros de egocentrismo aislante son muy confinantes. En segundo lugar, sentiremos que la vida tiene un propósito profundo. ¡Y no solo nuestra vida, sino toda la vida!

Nuestros muros de egocentrismo aislante son muy limitantes.

En tercer lugar, entenderemos la razón detrás de todas nuestras experiencias, incluso las difíciles. Porque veremos nuestra vida desde un nuevo punto de vista. Cuarto, tendremos un sentimiento de unidad con todos. Y también sentiremos la importancia de su propósito, no solo del nuestro.

Más allá de esto, sentiremos una alegría y una seguridad que no conocíamos antes. Esta nueva seguridad no conllevará ningún engaño sobre el fin de todo sufrimiento. Al mismo tiempo, no nos encogeremos de tal sufrimiento. Tendremos un profundo conocimiento de que, al final, nuestro sufrimiento no puede dañarnos.

Adoptando una perspectiva completamente nueva

Para muchos, habrá la sensación de que lo que sea que estemos experimentando en este momento lo han sentido millones de personas. Millones en el pasado se han sentido así y millones más lo harán en el futuro. Todos nuestros sentimientos, nos daremos cuenta, siempre han existido. Sean felices o horribles, bienvenidos o horribles, no somos los únicos que los hemos experimentado.

El hecho de que parezcamos producir nuestros sentimientos, de hecho, no significa que realmente los produzcamos. Lo que realmente producimos para nosotros mismos es la condición de sintonizarnos con una fuerza particular de una emoción ya existente. Puede parecer que estamos dividiendo los pelos aquí, pero en realidad esta es una distinción de vital importancia para hacer.

Simplemente estamos sintonizando lo que ya está ahí.

Mientras alberguemos la ilusión de que estamos produciendo una emoción particular que acompaña a una determinada experiencia de vida, entonces pensamos que somos únicos, solos y separados. Pero podemos empezar a ver que solo estamos sintonizando con lo que ya está ahí. Entonces automáticamente nos convertimos en parte de un todo más grande. En cuyo caso, no somos un ser tan separado después de todo.

Ahora, el solo hecho de escuchar estas palabras no va a crear inmediatamente este nuevo estado de ser en nosotros. Pero al sintonizarnos con esta perspectiva, podríamos acelerar nuestra transición a esta otra forma de estar en el mundo. Porque ver lo que tenemos en común con todos los demás puede ser de gran ayuda para ampliar nuestros horizontes.

En lugar de sentir pena por nosotros mismos por no ser perfectos, y en lugar de castigarnos por encontrar nuestras fallas, podemos hacer un uso más constructivo de nuestros hallazgos internos negativos. Y lo crea o no, esto abrirá nuestras habilidades creativas.

Sintonización con unión vs. aislamiento

El gran anhelo de toda la humanidad es participar en la vida que sigue. after pasando por esta transición hacia la unión. Mientras tanto, en nuestra ignorancia, luchamos contra esta transición. Sin embargo, el anhelo permanece siempre, porque el estado de unión es el estado natural de todas las criaturas de Dios. Y en ese estado, ya no hay soledad.

En nuestro estado actual, sin embargo, muchos de nosotros todavía nos sentimos esencialmente solos. En este estado de aislamiento, lo mejor que podemos esperar es sentir que los demás también se sienten completamente solos. Pero eso no es en absoluto lo que realmente se siente en el nuevo estado.

El estado de unión es el estado natural de todas las criaturas de Dios.

En el nuevo estado, sabemos profundamente que todos los pensamientos, todos los sentimientos y todas las experiencias ya existen. Y estamos fluyendo en esas corrientes debido a las condiciones que nosotros mismos hemos producido. Al igual que las ondas de radio, estas fuerzas están a nuestro alrededor y dentro de nosotros. Depende de nosotros con cuáles nos sintonizaremos.

Es nuestro estado de ánimo, nuestro estado emocional, nuestro nivel de desarrollo, nuestros estados de ánimo pasajeros y cómo nos relacionamos con las circunstancias de nuestra vida externa lo que afecta la corriente que experimentaremos. Mientras nos sintonizamos con uno, también podemos sintonizarnos con otro en conflicto. Si comenzamos a ver las cosas de esta manera, estamos obligados a convertirnos, poco a poco, en el ser que realmente somos, un rayo de luz divino profundamente conectado, en lugar de una persona separada y egocéntrica.

La gran ilusión: no me importa

En cambio, operamos bajo la ilusión de que somos solo uno entre miles de millones y, por lo tanto, no contamos. Sentimos que somos solo un engranaje en una rueda, por lo que nos aferramos a nuestra singularidad. Esto, pensamos, nos da dignidad. Creemos que esta es la vía hacia la felicidad. Porque si somos uno entre muchos, entonces nuestra felicidad no debe ser importante.

Es más, malinterpretamos nuestro derecho a ser un individuo. Al comprarnos la ilusión de que somos un ser separado, afirmamos estar esencialmente solos. En el mejor de los casos, creemos que todos padecen esta misma singularidad. Como tal, todos estamos librando una batalla trágica e innecesaria.

Todos estamos librando una batalla trágica e innecesaria.

Creemos que tenemos que luchar contra renunciar a nuestro derecho a ser un individuo para ser felices y sentirnos importantes. Pero todo lo que realmente estamos haciendo es luchar por mantener nuestra separación. Si pudiéramos aclarar esto, la pelea sería mucho más fácil.

Porque la verdad es esta: compartir algo que ya existe con los demás nos hace personas más felices. Cada uno de nosotros somos ni más ni menos que una parte de un todo. Y todos tenemos derecho a ser felices. Este hecho nos da más, no menos, dignidad.

Moviéndose hacia mí y el otro

Si sentimos que somos un individuo separado, asumimos que para tener más para nosotros mismos, debemos quitarles algo a los demás. Ese es el error y el conflicto. Y en el estado anterior, así es como funciona realmente. Pero en la medida en que dejemos este estado y hagamos la transición al estado de unión, la plenitud y la riqueza de la vida crecerán.

Ese antiguo estado de separación era, y sigue siendo, el mundo en el que vivimos.

En el nuevo estado, ya no es cierto que soy yo. or el otro. Ahora soy yo y el otro. Una vez que vislumbramos esta verdad, aunque sea solo por un momento, ya no estaremos desgarrados por el conflicto de que, o tenemos una felicidad que es egoísta, o renunciamos a nuestro “egoísmo”, lo que significa que nuestra felicidad no es importante.

Al final, este malentendido nos hace sentir profundamente culpables por nuestro deseo de ser felices. Pero ese conflicto puede desaparecer en el momento en que centramos nuestra atención en una nueva perspectiva. Desde esta nueva perspectiva, también veremos cuán inmersos estábamos en la separación.

Ese viejo estado de separación era, y sigue siendo, el mundo en el que vivimos. Pero una vez que reconozcamos esto, nuestro deseo de dejar atrás ese viejo mundo florecerá.

Cambiando gradualmente de adentro hacia afuera

Todos tenemos tanto miedo de cambiar. Pero la verdad es que no tenemos nada que temer. Por paradójico que parezca, podemos atravesar esta Gran Transición y seguir siendo en gran medida los mismos, incluso mientras cambiamos.

Porque a medida que pasamos de estar aislados a estar unidos, nuestros valores están destinados a cambiar. No solo adoptaremos nuevas opiniones, sino que ocurrirá un crecimiento interno natural y orgánico. Es posible que nuestras opiniones externas ni siquiera cambien tanto. Sin embargo, los experimentaremos de manera completamente diferente.

A medida que atravesamos la Gran Transición, lo que permanece igual son los aspectos de nosotros mismos que son válidos y valiosos. Lo que sea que somos esencialmente nosotros, en nuestro núcleo, solo se enriquecerá. Y lo que no es parte de nuestra esencia central se escapará.

Lo mejor de todo es que a medida que se produce esta transición, las fuerzas creativas fluirán desde el centro de nuestro ser que ni siquiera sabíamos que estaban allí.

Permitir que las fuerzas creativas fluyan

Muchas personas pasan por la vida en un estado de aislamiento, varadas en una isla centrada en el ego. En este estado, cuando el amor o los talentos creativos intentan fluir, se vuelven atrás. Porque debido a nuestras nociones erróneas, tales movimientos son retirados, retenidos e inactivos. ¡Pero esto va en contra de nuestra verdadera naturaleza! Entonces nos rebelamos contra la frustración que sentimos. Porque en lugar de fluir y llegar a los demás, nuestra esencia va hacia atrás.

Nos causamos muchos conflictos a nosotros mismos con esta rebelión básica. Lamento decirlo, estos conflictos no se pueden resolver totalmente simplemente encontrando nuestras fallas y desenredando nuestros malentendidos internos. Es cierto que nuestras heridas creadas en la infancia deben ser trabajadas y disueltas si queremos pasar a un nuevo estado del ser.

Pero resolver los conflictos de nuestra infancia no es el objetivo final. Porque si nos detenemos ahí, fracasaremos en nuestra misión de lograr una profunda autorrealización. El objetivo mayor debe ser este: hacer la transición del estado de aislamiento egocéntrico a vivir en un estado de unión con todos y todo.

Como parte de esta transición, debemos llegar a ver que nosotros mismos somos una parte integral de la creación. Y como tal, es nuestro derecho seguir esforzándonos por lograr una satisfacción cada vez mayor. No hay límite para lo lejos que podemos llegar.

Resolver los conflictos de nuestra infancia no es el objetivo final.

Lo que impide que las grandes fuerzas creativas fluyan a través de nosotros. somos nosotros. En lugar de desarrollar todas nuestras capacidades y tener salud y fuerza, nuestra perspectiva de la vida se ha distorsionado. No solo tenemos una perspectiva equivocada sobre el significado real de la vida, sino que nuestra ignorancia, confusión y falta de conciencia trabajan para detener el flujo vital de las fuerzas que dan vida.

Solo ajustando nuestra perspectiva, desarrollando más honestidad con nosotros mismos, arreglando nuestras fallas y corrigiendo nuestro pensamiento erróneo, estaremos listos para hacer la Gran Transición. Entonces, viviendo en este nuevo estado, las fuerzas creativas fluirán naturalmente a través de nosotros. Se extenderán y tocarán a otros que puedan sintonizarse con ellos. Al mismo tiempo, seremos continuamente renovados por las fuerzas renovadoras que fluirán hacia nosotros.

Estas palabras pueden parecer abstractas. Pero trata de dejar que se derritan en ti. Deja que se conviertan en una revelación para ti. Entonces se abrirá una nueva puerta por la que anhelas entrar. Cuando esto suceda, podrá sentir cuánto tiempo ha querido cruzar este portal. Reconocerás cuánto tiempo llevas atravesando esta batalla que ahora te lleva a este umbral.

¡Sin embargo, esta es una lucha tan insensata! El hecho de que lo que estamos cosechando es infelicidad solo debería demostrar que la dirección en la que hemos estado yendo es incorrecta. Ahora es el momento de cambiar de dirección. Y nuestros primeros pasos deben llevarnos hacia un mayor conocimiento y aceptación de nosotros mismos. Todo surge de esto.

En verdad, nunca resolveremos nuestros problemas a menos que podamos imaginarnos atravesando esta Gran Transición.

Que estas palabras abran una ventana en tu alma.

–La sabiduría del guía en palabras de Jill Loree

Bendición de la Guía Pathwork

“Con la bendición especial de Cristo que fue amor, y es amor, y que siempre será amor, los dejo con fuerza y ​​nuestro amor, y con nuestros deseos de que sigan luchando en este único camino, este camino de encontrar ustedes mismos y desarrollándose para convertirse en la persona que deben ser.

Porque no hay nada más valioso y útil que puedas hacer, siempre que seas verdaderamente honesto contigo mismo. La honestidad con uno mismo es el primer paso hacia el amor. Así que sean bendecidos, mis queridísimos, estén en paz, estén en Dios! "

- Pathwork® Conferencia guía #75: La gran transición en el desarrollo humano del aislamiento a la unión

Adaptado de la Conferencia # 75 de la Guía Pathwork: La gran transición del desarrollo humano del aislamiento a la unión.

Todos los ensayos en Consigue un mejor barco están disponibles como podcasts.