Nuestro yo real realmente sabe lo que está haciendo y podemos confiar en él.

Esquiva como una luna llena en una noche oscura y nublada, la confianza en uno mismo puede ser difícil de precisar. La verdad es que lo sabemos cuando lo sentimos. Y todos lo hemos sentido, al menos una o dos veces. Es ese momento en el que somos sólidos y sabemos lo que debe suceder. Nos alineamos con nuestra verdadera naturaleza y vivimos desde nuestro yo real.

Entonces, ¿qué es exactamente este yo real?

Nuestro yo real es la parte más viva de nosotros que se expresa libremente cuando se libera de las capas de duda que tan a menudo ensucian las obras. Si somos una persona sana y madura, casi siempre reaccionamos desde este lugar. Nuestra intuición nos está guiando y podemos confiar totalmente en nosotros mismos.

Sin embargo, con demasiada frecuencia, eso no es de donde venimos. Estamos hasta los oídos con miedos que generan compulsiones que nos distraen. Y todas nuestras capas de error e ilusión solo nos empujan más hacia el error y la ilusión, robándonos la paz. El objetivo, entonces, de todo este trabajo de auto-búsqueda es liberarnos de esas capas obstructoras para que nuestro yo real pueda ocupar el asiento del conductor.

Nuestro yo real está justo debajo de nuestras narices, pero en su mayor parte, lo hemos perdido de vista. Dado que no estamos en contacto con él la mayor parte del tiempo, preferimos seguir expresando otra versión de nosotros mismos: la parte que vive de impulsos compulsivos. La cosa es que esa parte no es lo que realmente somos y bloquea nuestra intuición. Aquí está el truco: todo lo que venga de este otro nivel no está expresando nuestros sentimientos reales, porque esos solo pueden provenir de nuestro yo real.

La creencia equivocada que bloquea el Ser Real

Una vez que comencemos a hacer nuestro trabajo, nos daremos cuenta de cuán prevalentes son todas nuestras corrientes compulsivas. Comenzaremos a sentir estas corrientes forzadas de manera distinta, casi como una especie de cuerpo extraño que se apodera de nosotros. Y dondequiera que exista una corriente tan fuerte, desmiente algún malentendido básico sobre la vida.

Todo surge de nuestros deseos fundamentales de ser felices y ser amados, ya que ser feliz y ser amado siempre están vinculados. El problema es que el niño que llevamos dentro cree que sólo podemos ser felices si nos salimos con la nuestra. Así que a veces simplemente deseamos ser aprobados o admirados, que son variaciones de ser amados. Me parece bien. Sin embargo, las cosas empiezan a ir mal cuando empezamos a creer que esto no puede suceder si nuestros seres queridos tienen defectos que no nos gustan u opiniones que no compartimos. Entonces pensamos (en esta parte joven y escindida de nosotros mismos) que nuestra felicidad está condenada al fracaso.

Mientras nos aferremos a esta noción de que "para ser feliz, se debe hacer mi voluntad", are condenado.

En verdad, mientras nos aferremos a esta noción de que "para ser feliz, se debe hacer mi voluntad", are condenado. Esta convicción oculta es lo que bloquea nuestra libertad. Crea lucha y ansiedad interminable, y cuanto menos conscientes somos de esto, más potente se vuelve. Porque inconscientemente, nos encerramos en la creencia de que salirse con la nuestra es parecido a la vida o la muerte. Si nuestra voluntad no se hace, eso significa aniquilación. ¡Punto de exclamación! El miedo que esto crea es tan poderoso que a menudo no podemos admitirlo cuando no nos hemos salido con la nuestra y, en cambio, pretendemos que ya no deseamos lo que realmente queremos.

Claro, aquí hay orgullo, pero también hay más que eso. Existe una convicción profundamente arraigada de que no conseguir lo que queremos equivale a una infelicidad interminable. Al mismo tiempo, una parte más adulta de nosotros se da cuenta de que no, no siempre podemos tener lo que queremos. Pero, desgraciadamente, esa forma de pensar no ayuda realmente: sólo aumenta el conflicto. Mientras creamos secretamente que salirnos con la nuestra y ser felices son la misma cosa, estaremos atrapados en el hoyo. Seguramente surgirán más y más conflictos.

Entonces, mientras nos esforzamos ardientemente por encontrar la realización interior, al mismo tiempo vivimos con el temor de no tener éxito. Inconscientemente, intentamos ocultarnos tal "falla", y esto hace que las corrientes fluyan en dos direcciones opuestas. Una corriente nos llama a empujar, empujar, empujar, tratando de forzar a las personas y las circunstancias de la vida a hacer nuestra voluntad; nuestro objetivo es conquistar la realidad y hacer que todo salga a nuestra manera. La otra corriente que va en la otra dirección proviene de nuestro miedo a no conseguir nunca lo que queremos. Esto hace que actuemos de una manera tan derrotista que saboteamos la posibilidad de recibir lo que normalmente podríamos haber tenido.

Ninguna de estas creencias (la de que siempre debemos conseguir lo que queremos o la de que nunca podremos conseguir lo que queremos) es real. Esto significa que todo nuestro esfuerzo y defensa contra estas conclusiones erróneas es igualmente irreal. Por lo tanto, cada impulso e impulso que pongamos al servicio de estas nociones imaginarias será ineficaz y causará más daños. Esto es lo que encubre nuestro verdadero yo y nos impide caminar con confianza en nosotros mismos en el mundo.

Entonces, ¿cuál es la verdad del asunto?

En realidad, no nos hace infelices no siempre salirse con la nuestra. Y no nos hace infelices si todo el mundo no nos ama y admira todo el tiempo. Además, no nos sentimos infelices cuando otros no están de acuerdo con nosotros o tienen faltas que no nos gustan. Más allá de esto, no es una realidad que nunca podamos obtener lo que deseamos. Y no es cierto que nunca podremos ser amados y respetados. Nuestro yo real sabe todo esto.

Cuando estamos en el fluir de nuestro ser real, somos llevados hacia adelante sin problemas y no atrapados en una dualidad de dos ideas igualmente erróneas. Atrapados por tal ilusión, a menudo sentimos que no hay nada seguro a lo que agarrarnos. Estaríamos en lo cierto. Porque no podemos aferrarnos a la realidad, que es lo único seguro, mientras nos aferremos a la ilusión. De hecho, la seguridad solo se puede encontrar en la corriente de vida flexible y en constante cambio que no está relacionada con si cumplimos o no nuestro deseo. La salida, entonces, la forma de encontrar seguridad, es encontrar nuestra propia forma personal de aferrarnos.

Debemos buscar el núcleo tenso dentro de nosotros que dice en voz alta: "¡Quiero!" Es duro y rígido, y al mismo tiempo tambaleante como un Weeble. Una vez que lo descubrimos, también debemos encontrar los medios a los que recurrimos, ya sea para salirse con la nuestra o para evitar los horrores de no salirse con la nuestra.

Las tres formas en que aguantamos

Sumisión

Básicamente, hay tres actitudes problemáticas que surgen de nuestra corriente forzada. Uno de ellos es sumisión. Cuando nos sometemos, nos aferramos, esperando contra toda esperanza recibir el amor que queremos. Para conseguir amor, venderemos nuestra propia alma, abandonando nuestras propias opiniones y no defendiéndonos. Nos pondremos en desventaja, costándonos nuestra dignidad y respeto por nosotros mismos.

Todo esto lo cubrimos con nuestras racionalizaciones de cuán desinteresados ​​somos, siempre sacrificándonos y siendo tan malditos amorosos. En verdad, solo estamos usando una corriente forzada de una manera muy descarada y egocéntrica. Estamos negociando, esencialmente diciendo: "Si me someto a ti, tienes que darme mi camino y amarme y hacerme feliz".

Exteriormente, podemos parecer mansos y tan flexibles, pero por dentro somos duros como una roca. Tenemos que encontrar este núcleo escondido, no importa cuán hábilmente esté escondido. Es más, tenemos que entenderlo. No se equivoque, esto no es amor, así que no se deje engañar. Puede parecer amor en la superficie, pero está hecho de algo muy diferente. Porque siempre que actuamos para apaciguar a otra persona, hay algo que queremos. Solo estamos dando para recibir, y estamos dispuestos a agarrarlo; no estamos dispuestos a esperar a que se dé gratuitamente.

Agresión

Hay otra actitud que elegimos, especialmente cuando nos sentimos desesperados por recibir amor y ser felices. En este caso, creemos que nuestra única esperanza es usar todo nuestro poder, toda nuestra crueldad, para derrotar al enemigo que siempre se interpone en nuestro camino. Nos volvemos hostiles, creyendo que el mundo entero está en contra nuestra, es decir agresión es el único medio para obtener la felicidad que tanto deseamos.

No hace falta decir que esto no vale la pena. De hecho, lo opuesto es generalmente lo que sucede cuando las personas se sienten antagonizadas por nosotros y se vuelven hostiles hacia nosotros. ¿Y no parece probar nuestro punto? Lo que nos falta es que somos nosotros los que creamos esta confusión y estamos constantemente revolviendo la olla. Trazar cómo todo esto se une puede ser complicado.

Si bien es bastante fácil ver cómo la persona sumisa se vuelve dependiente, la hostil puede engañarse pensando que es independiente, que se enfrenta al mundo por sí misma y no se somete a la voluntad de los demás. De lo que no se dan cuenta es de que están tan perdidos y, por lo tanto, tan dependientes, simplemente eligen una estrategia diferente para salirse con la suya y, por lo tanto, obtener la felicidad.

La persona agresiva rechaza las emociones "delicadas", pensando que las suavizan. Para ellos, la suavidad es un territorio peligroso. Entonces, en lugar de tener sentimientos reales, fabrican una especie de dureza interior que no está más cerca del amor que el afecto de una persona sumisa.

Retirar

La tercera forma de afrontarlo es retirar. Aquí, nos convencemos a nosotros mismos de que nunca va a suceder, y esto parece una tragedia, caemos sobre nuestra espada y fingimos que ni siquiera la queremos. El aislamiento se convierte en nuestro único amigo para que podamos evitar la temida sensación de derrota. Lo peor es que ni siquiera nos damos cuenta del pésimo trato que hicimos.

Sí, nos hemos mantenido a salvo de la decepción y el fracaso. Pero en realidad, esas cosas no dolerían ni la mitad de lo que imaginamos. Mientras tanto, la felicidad, que perdemos mientras vegetar y evitamos, bien podría haber sido nuestra. Es cierto, cuando tomamos este rumbo, podemos parecer más alegres y equilibrados que los que siguen las dos primeras pistas. Pero en el fondo, nos sumergimos en una desesperanza aún mayor. Si ese no fuera el caso, no hubiéramos recurrido a medidas tan drásticas.

Cómo manipular los sentimientos obstaculiza el Yo Real

Las tres pseudo-soluciones tienen el efecto de alejarnos de nuestros verdaderos sentimientos. A menudo, vamos uno más y paralizamos nuestros sentimientos aún más. O los azotamos en un frenesí, exagerándolos para obligar a alguien a amarnos y obedecernos. O, por miedo a la derrota, aplastaremos nuestra intuición como un insecto y evitaremos que nuestros sentimientos reales nos guíen por el río de la vida.

A decir verdad, nuestro yo real tiene sabiduría real y, a veces, puede guiar nuestros sentimientos reales para que desaparezcan en una situación particular. Pero eso no es en absoluto lo mismo que hacemos a través de nuestra manipulación artificial, incluso si el objetivo parece el mismo. En pocas palabras, nuestro yo real realmente sabe lo que está haciendo y podemos confiar en él. Nuestros comportamientos compulsivos, por el contrario, son completamente ciegos.

Cuando atravesamos la vida al azar, puede que tengamos razón o que estemos equivocados. Imagina lo inseguro that nos hace sentir. Es una forma forzada y antinatural de caminar por el mundo. Nuestro yo real, por otro lado, actúa en armonía con la vida. Entonces, pase lo que pase se siente orgánico y correcto. Podemos tener confianza en nuestras elecciones.

Nuestros comportamientos compulsivos, por el contrario, son completamente ciegos.

Cuando hacemos que nuestros sentimientos sean más grandes o más pequeños de lo que realmente son, vivimos en la irrealidad. Y no se equivoquen, tal manipulación de nuestros sentimientos no es un juego de suma cero. Deja una marca. Porque los sentimientos son un organismo vivo y, como cualquier cosa viva, si se los deja solos o se les frustra constantemente, sufrirán. Esto es cierto ya sea que estemos forzando sentimientos desagradables o dramatizando demasiado los positivos. Ocurre cuando nos convencemos de sentir resentimiento o desprecio por alguien, pensando que esto nos protege de la tragedia de sentirnos rechazados.

No es de extrañar entonces que terminemos sin tener idea de lo que realmente sentimos o realmente queremos, y mucho menos quiénes somos realmente. Nuestros sentimientos son la expresión de nuestro ser, de nuestro yo real, y si los atamos constantemente o los cambiamos por versiones falsas pero más atractivas, no podremos llegar a conocerlos. Y al final, sentiremos que no conocemos nuestro verdadero yo.

La salida: enfrentar nuestra corriente forzada

Cuando nos sentimos obstinados y nos damos cuenta de que estamos siendo irracionales, incluso si aún no podemos cambiarlo, debemos ver que de alguna manera creemos que nuestras viejas costumbres nos protegen. Todavía estamos comprando la historia de que la armadura es necesaria y "ganar" es posible.

La verdad es que no tenemos que luchar ni retirarnos para evitar los peligros de la vida. No tenemos que suplicar o llorar, someternos o vender nuestras almas para tener lo que nuestros corazones desean. Y no necesitamos defendernos constantemente contra la derrota. Nuestro trabajo consiste en descubrir de qué manera específica nos sentimos amenazados (¿cuál es el peligro?) Y luego soltar la obstinada corriente del “yo quiero” que creemos erróneamente que nos salvará.

También debemos mirar nuestros resentimientos, sin tener en cuenta las excusas fáciles y rápidas sobre cómo se debe a las faltas de otra persona. Ésa no es la razón de nuestros resentimientos. Lo que esperamos es una ventaja imaginaria que proviene de adoptar una postura hostil o agresiva.

Pero resentir a alguien más no es una vía que nos lleve a la confianza en nosotros mismos. Cuando sentimos resentimiento, quedamos atrapados sin poder hacer nada en la corriente del resentimiento, incapaces de controlar más nuestras emociones. Si atacamos al otro, muchas veces es porque queremos seguir escondiendo lo mismo en nosotros.

Cuanto más fuerte sea nuestro disgusto por algo en nosotros mismos, más proyectaremos nuestro disgusto en los demás. Cuanto más oculto esté en nosotros, más atacaremos. Somos absorbidos por este remolino y perdemos nuestra capacidad de gobernarnos a nosotros mismos. Cuando nos vemos envueltos en semejante drama, ¿es de extrañar que carezcamos de confianza en nosotros mismos?

Solo hay una forma de superar este lío. Tenemos que ver dónde y cómo forzamos, atravesando una corriente de "yo quiero" por un lado, mientras tememos "no conseguiré lo que quiero" por el otro. Los sentimientos reales desterrados saldrán lentamente a la superficie, lo que no podíamos permitir cuando no podíamos confiar en nosotros mismos.

Cuanto más fuerte es nuestro desagrado por algo en nosotros mismos, más proyectamos nuestro desagrado en los demás.

Reconoceremos nuestros verdaderos sentimientos por su tranquilidad. No habrá necesidad de urgencia, ya que a los sentimientos reales no les importa esperar. Están firmemente arraigados y cuando se expresan, no dudamos. Lo mejor de todo es que están sincronizados con el universo, por lo que nos llevan en la dirección correcta, si estamos dispuestos a confiar en ellos.

Para ser claros, habrá un frenesí dentro de todos y cada uno de nosotros hasta que encontremos y disolvamos nuestras creencias erróneas ocultas. Entonces, y solo entonces, podremos abandonar todo esto, descubriendo que lo que surge junto con los sentimientos reales es la verdadera confianza en nosotros mismos.

Nuestra intuición se convertirá en un compañero constante, dándonos el conocimiento interno profundo, no desde nuestro cerebro sino desde lo más profundo de nuestro intestino, de que estamos tomando las decisiones correctas. Diremos espontáneamente las cosas correctas en el momento adecuado y también sabremos cuándo callarnos. Haremos lo que sea necesario y eliminaremos lo que no, actuando sin miedo. Nos sentiremos relajados y al mismo tiempo capaces de concentrarnos. Sabremos que lo que sea que nos llegue, vendrá. No puede no hacerlo. No hay necesidad de preocuparse.

Tal vez suene imposible que podamos experimentar una serenidad como esta mientras estamos aquí en la Tierra. Por supuesto, no llegaremos allí de la noche a la mañana, pero finalmente llegaremos, a menudo dando dos pasos hacia adelante y un paso hacia atrás. En poco tiempo, esta forma de fluir se convertirá en nuestra primera naturaleza. Flotaremos por la vida, despojándonos de nuestras luchas como un zapato viejo y sucio. Nuestro potencial se convertirá en nuestra realidad y caminaremos con confianza en nosotros mismos. Este puede ser nuestro camino. Vayamos por este camino.

—La sabiduría de la Guía en palabras de Jill Loree

Siguiente capítuloVolver al contenido

Leer más Bones: una colección de bloques de construcción de 19 enseñanzas espirituales fundamentales:
Dos: La importancia de sentir todos nuestros sentimientos, incluido el miedo | Escuchar podcast
Las cuatro: Tres tipos básicos de personalidad: razón, voluntad y emoción | Escuchar podcast
siete: Amor, poder y serenidad en la divinidad o en la distorsión | Escuchar podcast

Leer Pathwork original® Conferencia: # 77 Autoconfianza: su verdadero origen y lo que lo prohíbe