La Ley de Causa y Efecto no es una fuerza impersonal y arbitraria que no tiene nada que ver con nosotros. Todo lo contrario. Se vincula directamente con el concepto de libre albedrío y la realidad de que todos los resultados son el resultado de nuestra aportación. Así que siempre queremos estar pidiendo orientación y, a veces, esperando que se manifieste a través de cualquier canal. Pero podemos, al mismo tiempo, comprometer nuestro propio cerebro para ser personas decentes y responsables. Podemos aplicar nuestro libre albedrío para afectar positivamente el resultado de cualquier situación.

Necesitamos entender que la vida, que siempre es una combinación de partes buenas y malas, no es la causa de todos nuestros problemas. Es el efecto. La causa de nuestras luchas somos nosotros y lo que hemos puesto en marcha a través de nuestros errores y malentendidos.

Sobre Causa y Efecto: Es la misma ley que opera detrás de escena, ya sea que podamos vincular causa con efecto, o si la separación de tiempo es demasiado grande para que podamos ver el vínculo. Así que simplemente debemos hacer nuestro mejor esfuerzo para ver lo que hay para ver. Ya sabes, todas las cosas que nuestros más cercanos y queridos nos señalarían con gusto y facilidad, pero no se atreverían a hablar por temor a que hirieran nuestros sentimientos.
Sobre Causa y Efecto: Es la misma ley que opera detrás de escena, ya sea que podamos vincular causa con efecto, o si la separación de tiempo es demasiado grande para que podamos ver el vínculo. Así que simplemente debemos hacer nuestro mejor esfuerzo para ver lo que hay para ver. Ya sabes, todas las cosas que nuestros más cercanos y queridos nos señalarían con gusto y facilidad, pero no se atreverían a hablar por temor a que hirieran nuestros sentimientos.

Tenga en cuenta que el elemento del tiempo no tiene relación con la realidad de causa y efecto. Entonces, ya sea que podamos vincular causa con efecto o si la separación de tiempo es demasiado grande para que podamos ver el vínculo, sigue siendo la misma ley que opera detrás de escena. Entonces, ¿qué debemos hacer si no podemos ver la causa raíz de nuestro malestar? Simplemente debemos hacer nuestro mejor esfuerzo para ver lo que can ver. Ya sabes, todas las cosas que nuestros más cercanos y queridos nos señalarían fácilmente, pero no se atreverían a decirnos por temor a que hirieran nuestros sentimientos. Y, por supuesto, no creen que los escucharíamos aunque nos lo dijeran. Esas son las cosas que debemos buscar.

Entonces, el factor tiempo no hace nada para borrar la realidad de causa y efecto. También debemos darnos cuenta de que una vez que ocurre un acto, es irreversible y, por lo tanto, sus consecuencias momentáneas no se pueden revertir. Más tarde, podemos intentar corregir nuestros errores al descubrir nuestra confusión interna que nos llevó a un determinado acto.

De esta forma, podemos neutralizar el efecto de un acto negativo. Pero en el momento, el acto tiene consecuencias y esas no se pueden anular. Solo con el tiempo tenemos alguna esperanza de eliminar las consecuencias que resultan de nuestras acciones. Como tal, el tiempo puede potencialmente funcionar a nuestro favor.

Nos cuesta comprender que todo este lugar funciona con la corriente de causa y efecto. Que gira sobre leyes maravillosamente justas que entretejen la misericordia, la gracia, la sabiduría y el amor. Como tal, si vivimos en la verdad y en alineación con las leyes espirituales, nos llevaremos bien en la vida.

Porque es una ley que lo que sacamos es lo que recibimos. Esta es una ley que funciona en todos los niveles de la existencia, y no se equivoquen, esta ley funciona siempre. Nuestro objetivo entonces es actuar y reaccionar de tal manera que lo que se nos devuelva sea lo que deseamos. Sin embargo, con demasiada frecuencia queremos seguir aferrándonos a nuestras creencias falsas y equivocadas sobre la vida. Y es que la vida tiene dificultades para coexistir con la mentira.

Entonces, en la forma humana típica, saltamos a la conclusión equivocada y pensamos que la vida está tomando represalias. Una vez que hagamos algún progreso en nuestro camino personal, obteniendo un poco de comprensión sobre cómo funciona esto, veremos que todo el mal es creado por nosotros mismos. Todo lo malo que nos ha pasado tiene su origen en nosotros. Y resolver el dolor de la experiencia requiere que descubramos una mentira oculta. Al hacer este trabajo de encontrar y resolver las causas que viven en nosotros, recibimos tanto la medicina que cura nuestras heridas como la lección que nos ayuda a crecer.

Leyes espirituales: lógica dura y rápida para seguir adelante

Siguiente capítulo
Volver a Leyes espirituales Contenido