Categorías: Comentarios de Jill

jill loree

Compartir

El paisaje de la psique humana es rico y vasto. Está lleno de rincones escondidos y acantilados peligrosos, así como de hermosas vistas. El desafío es ver todo el terreno, especialmente en su actual estado retorcido, fragmentado y a menudo oscuro.

El ego: La parte más fácil de acceder

El ego es la parte de nuestra psique a la que tenemos acceso directo. Entonces, cuando comenzamos el viaje de despertar, esta es la primera parte que debe levantarse y brillar. Esto sucede esencialmente de dos maneras:

  • Desarrollamos la autodisciplina
  • Aprendemos a prestar atención.

Cuidar los detalles de la vida: cosas como cuidar nuestros cuerpos, trabajar de manera confiable y mantener una vida limpia y ordenado espacio—son lo que el ego puede y debe estar haciendo. Para hacer bien estas cosas, el ego debe aprender a prestar atención.

El ego no debe distraerse con cosas como adicciones y pérdida de tiempo. Un ego sano descubre cómo equilibrar trabajar y jugar. Descansa cuando es necesario, pero también se esfuerza donde es necesario.

Lo más importante es que el ego dirige nuestros esfuerzos por desarrollarnos espiritualmente. Es el ego el que ordena las diversas partes de la psique y comienza a descubrir qué está pasando realmente en nuestras vidas. ¿Quién soy yo realmente? ¿Por qué estoy luchando? ¿Dónde y cómo estoy perdido en la oscuridad?

Y si bien el ego es en sí mismo un fragmento limitado, pronto aprenderemos que hay otras partes de la psique que están aún más fragmentadas. Entonces, el trabajo del ego es mantenernos unidos mientras nos sumergimos en el difícil pero necesario trabajo de restaurarnos a la plenitud.

El Yo Superior: Nuestro centro divino

Mientras que el ego se encuentra en el borde exterior de nuestra psique, el Yo Superior se encuentra justo en el centro. Otras palabras que podríamos usar para describir el Yo Superior incluyen:

  • Nuestro núcleo
  • nuestra esencia
  • nuestra naturaleza divina
  • Nuestra luz interior

Si bien el Yo Superior está en el corazón del ser humano, no se encuentra literalmente en el corazón. Descansa en nuestro plexo solar, que está un poco más abajo en nuestro ser y más profundo. A veces describimos esto como nuestro "instinto". Porque tener un presentimiento acerca de algo es recibir guía desde este lugar interno de conocimiento divino. Este es nuestro portal de acceso a la mente superior.

El Yo Superior es un lugar de belleza, verdad y armonía. Alcanzarlo es find puro ORO. En este nivel de nuestra psique, hay tres cualidades divinas cada uno de nosotros poseemos:

  • Nuestra escuela
  • Courage
  • Sabiduría

Cuando estos tres operan en su estado natural y de libre flujo, nos sentimos en paz y vivimos libres de conflictos. Pero, como veremos, la condición humana siempre implica algún tipo de distorsión y desorden interior que trastorna nuestra vida exterior.

También es cierto que a nivel de nuestro Yo Superior, todos estamos conectados. Pero no nos adelantemos. Porque para vivir en unidad, primero debemos eliminar todas las capas de oscuridad que actualmente bloquean nuestra luz interior.

El Yo Inferior: Capas de oscuridad

No es del todo correcto decir que todos los humanos have un Yo Superior. Más correctamente, nosotros are nuestro Yo Superior. Pero definitivamente es correcto decir que todos los humanos tienen un Yo Inferior. El Yo Inferior está formado por capas temporales de oscuridad que cubren nuestro Yo Superior. Y estos son los que empañan nuestros días al provocar tanta lucha.

Estamos aquí, como humanos, para hacer algo al respecto.

La fuente de nuestras capas oscuras y retorcidas es algo llamado la Caída. Aquellos interesados ​​en entender el origen de por qué estamos aquí, teniendo esta experiencia humana, pueden leer más sobre la Caída en Holy Moly: La historia de la dualidad, la oscuridad y un audaz rescate.

Por ahora, basta con comprender que toda oscuridad no es más que rayos de luz retorcidos que, con esfuerzo, pueden restaurarse a su estado original. De hecho, esa transformación es lo que las luchas de la vida nos instan a hacer.

Conoceremos al Yo Inferior por su impulso a ser destructivo. Porque el Yo Inferior sostiene nuestra “no” a la vida, haciéndonos querer destruir todo a nuestro paso. También sostiene nuestro faltas de orgullo, obstinación y miedo. Otras características distintivas del Yo Inferior incluyen:

  • Rebeldía
  • Resistencia
  • Confusión y caos

Además, el Yo Inferior es famoso por ser cruel con nosotros y con los demás. Y a menudo está lleno de rencor, odio e ira, que utilizamos para encubrir y evitar sentimientos difíciles de dolor.

Dolor: el meollo del problema

Lo que sucede con los humanos es que todos experimentamos algún tipo de dificultad cuando somos niños. Estos experiencias dolorosas de la infancia son rival para los obstáculos oscuros que ya están escondidos en nuestra psique cuando llegamos. Esto nos lanza a una aventura humana que resulta de nuestra reacción ante este dolor.

En resumen, hacemos todo lo posible para evitar sentir dolor.

Y éste, amigos, es el verdadero meollo del problema. Porque en nuestra reacción adversa al dolor, nuestra psique se fragmenta, lo que hace que nos volvamos menos completos. Más allá de esto, cada uno de estos fragmentos, además de contener dolor, también encierra falsedades.

Después de todo, los humanos somos máquinas que crean sentido. Es decir, tratamos de darle sentido a la vida utilizando nuestras mentes egoicas jóvenes y limitadas. Lo que descubriremos es que hemos creado un montón de creencias falsas que ahora están alojadas en nuestro inconsciente. Sin embargo, estos creencias ocultas y equivocadas son lo que estamos usando para navegar la vida.

Entonces, para sanar nuestra psique y restaurarnos a la plenitud, debemos descubrir todos los malentendidos ocultos que están incrustados en lo más profundo de los rincones de nuestra psique. Es posible que estas creencias distorsionadas se hayan perdido de nuestra conciencia, pero todavía están apegadas a un dolor antiguo y no sentido. Por eso también debemos vaciar el pozo de dolor creado por nuestro pasado difícil.

Y, sin embargo, esto es precisamente aquello de lo que la mayoría de la gente pasa toda su vida huyendo.

Un mejor camino a seguir

La salida es hacer el trabajo de curar nuestra psique. Con “salida” hablamos de eliminar eventualmente la necesidad de volver una y otra vez a esta dimensión difícil y tejida con tanto dolor.

Para ello, primero debemos dejar de correr y empezar a enfrentarnos a nosotros mismos, como estamos ahora. Sin embargo, esto es lo último que el Yo Inferior quiere hacer. ¿Por qué? Porque el El yo inferior es vago y no le importa a quién le duele, incluyéndonos a nosotros.

Podemos caracterizar al Yo Inferior por su tendencia a:

  • Sigue el camino de menor resistencia.
  • Actuar en contra de nuestros mejores intereses

Esto significa que tendremos que empezar a utilizar nuestro libre albedrío para actuar en formas que vayan en contra de nuestras propias tendencias oscuras. Y esto requerirá bastante trabajo. De hecho, como se explica en Santo Moly, usando nuestro el libre albedrío de maneras que se alineen con la voluntad de Dios es el objetivo de la vida.

Desafortunadamente, en nuestra confusión, a menudo creemos que seguir la voluntad de Dios no nos hará felices. hemos Dios mezclado con tipos más falibles de autoridad humana, en lugar de darnos cuenta de que Dios es una presencia amorosa en la que podemos confiar.

Una manera de pensar en Dios es pensar en el leyes espirituales que gobiernan este mundo. Porque Dios no sólo creó estas leyes espirituales, Dios is estas leyes. Incluyen:

  • Cada uno de nosotros debemos hacer un esfuerzo.
  • Siempre hay un precio que pagar por lo que queremos
  • No podemos saltarnos pasos
  • No podemos engañar a la vida

Hasta ahora, es posible que hayamos dejado que nuestro Yo Inferior dirija el espectáculo. Ahora es el momento de despertar y comprender cómo opera el Yo Inferior y dar pasos hacia un resultado diferente y mucho mejor.

Soltando nuestras defensas

Como hemos dicho, evitar el dolor ha sido, hasta ahora, un factor clave en nuestras vidas. Esta evitación se siente como un dolor intenso que es difícil de soportar. Sin embargo, existe otro enfoque que convierte nuestro dolor en un dolor suave. Implica afrontar nuestro dolor y sintiendo todos nuestros sentimientos.

En realidad, afrontar y atravesar el dolor suave es la única manera de llegar al otro lado del dolor.

Antes de que podamos hacer esto, debemos empezar a ver cómo nos hemos estado defendiendo de la experiencia del dolor. Y todos hacemos esto.

Porque fundamentalmente lo que realmente todos queremos es amor. Pero nuestros cables se han torcido, por lo que confundimos conseguir el amor con conseguir lo que queremos. Y estas dos cosas no son lo mismo.

La madurez, de hecho, implica que nuestro ego deje de tener lo que queremos, al menos por ahora, y aprenda a confiar. Sin embargo, como todavía no confiamos en que hay una presencia amorosa en la vida y en que la vida no nos persigue (en que Dios realmente quiere lo mejor para nosotros), utilizamos varias estrategias para salirnos con la nuestra.

Estos son nuestros defensas—que la Guía Pathwork también llama nuestro Yo Máscara—que creemos evitará el dolor de no salirnos con la nuestra. Por lo tanto, al final deberíamos ser felices.

Si tan solo la vida funcionara de esa manera.

En verdad, nuestras defensas en realidad no son más que corrientes forzadas que intentan manipular la vida para que nos dé lo que queremos. Pero no se puede engañar así a la vida. Es decir, lo que de otro modo nos llegaría de forma natural, en respuesta a nuestro anhelo, simplemente no puede llegar a nosotros cuando lo forzamos.

Existen tres maneras intentamos manipular la vida y defendernos del dolor:

  • Sumisión (máscara de amor)
  • Agresión (máscara de poder)
  • Retiro (Máscara de Serenidad)

Al ver que ninguno de estos funciona a largo plazo, tendremos el impulso que necesitamos para abandonarlos. Y, por supuesto, aprender a hacerlo requerirá algo de trabajo. También hará falta un poco de delicadeza.

Porque una vez que abandonemos nuestras defensas, no habrá filtro entre nuestro destructivo Yo Inferior y el resto de la vida. Esta es sólo una de las muchas razones por las que despertar es tan difícil.

Por otra parte, también lo es la alternativa de vivir con un dolor oculto y una mentira enterrada.

Todos tenemos decisiones que podemos tomar todos los días. La mejor manera de avanzar es seguir trabajando para sanar lo que sea que se haya perdido en la oscuridad.

–Jill Loree

Deja un comentario